PATRIMONIO CULTURAL

La iglesia de Moreiras, clausurada tras la fractura de su viga central

El deficiente estado de este bien de patrimonio cultural preocupa a los fieles y el párroco, que temen el derrumbe del tejado

La iglesia de Moreiras, clausurada tras la fractura de su viga central

El patrimonio del rural ourensano ha sufrido un nuevo percance que afecta a uno de los monumentos más destacados de la provincia, en concreto a la iglesia barroca de San Pedro de Moreiras. La viga maestra de la nave central, cuyo deficiente estado había sido notificado por los vecinos en octubre de 2016, se ha fracturado y ha provocado el cierre temporal del templo el pasado viernes, ya que desde el primer momento el obispo de la Diócesis, Leonardo Lemos Montanet, pidió "garantizar la seguridad de los fieles". 

 "Rompeunos a viga central da igrexa e hai outras dúas que están en moi mal estado", explicaba el párroco de Moreiras, Jorge Juan Pérez. Ante el peligro que suponía el estado del templo para feligreses y visitantes, los técnicos del Obispado y de Patrimonio que acudieron ante el requerimiento del sacerdote acordaron como "medida de urgencia" el apuntalamiento durante las fechas navideñas. 

Estas medidas provisionales y urgentes con el objetivo de evitar mayores daños, como la caída del tejado, provocó que se clausurase la actividad litúrgica. Los vecinos de San Pedro de Moreiras se muestran "preocupados" y piden "que se acelere cuanto antes" un proyecto integral de mejora. "Se cae unha nevada, vai todo para o chan", aseguraba Mario González Araújo, uno de los feligreses más activos. 

"Pudo haber ocurrido una desgracia"

Este miércoles mismo se remató la colocación del soporte provisional, lo que ha causado que toda la actividad de culto haya tenido que trasladarse a la Casa de la Cultura durante unos días. El pasado martes incluso tuvieron que celebrar en ese recinto el funeral de un vecino, lo que todos coinciden en señalar como algo que no resulta del agrado de la población.

Los feligreses se dieron cuenta de la fractura de la viga central el martes previo a Navidad, al encontrar varias tablas de madera en el suelo. "Pudo haber ocurrido una desgracia si hubiera gente en la iglesia en ese momento", apunta María del Carmen Lloves, vecina y miembro de la comisión de obras del templo. "Caeron as táboas que había enriba da viga e puideron facer dano", añade el párroco, que informó a las autoridades competentes.

 "O teito foi cedendo pola filtración da auga e agora coas tarefas de apuntalamento trátase de quitar o risco de que acabe caendo todo", asegura el sacerdote, que espera que esto pueda ayudar a reabrir la iglesia, pese a que no es una solución definitiva. Ahora, tanto los vecinos como los vecinos urgen a la Xunta a que encuentre una solución integral, más allá de los parches inmediatos. 

Visita de patrimonio

Desde Patrimonio señalan que se realizó "a pertinente visita técnica á igrexa" y añaden que "se valorarán as posibles colaboracións ao respecto". Con todo, pusieron de relieve que "a obriga corresponde á propiedade, que neste caso é a Diócese". En el Obispado señalan que la Administración es consciente del problema y que se espera que se pueda acometer una reforma en profundidad. 


Una iglesia barroca con restos del románico y con un retablo renacentista


Esta iglesia del siglo XVIII, con elementos arquitectónicos del barroco, románico y renacentista, está catalogada como Bien de Patrimonio Cultural de Galicia, aunque se poseen referencias históricas ya del siglo XII. Alberga en su interior el retablo de Santa María,que fue sometido ya a trabajos de restauración hace cuatro años.

Esta obra renacentista data del siglo XV y la actuación de mejora a la que fue sometida consistió en la limpieza mecánica de polvo, desinsectación, repaso de su consolidación estructural para devolverle a la madera su estabilidad, revisión de anclajes, fijación de policromías y reposición de los fragmentos perdidos. 


Feijóo visitó en junio el templo, con el que había una "débeda histórica"


El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, visitó la iglesia de San Pedro de Moreiras el pasado mes de junio, con el objetivo de cumplir con una "débeda histórica".

En su recorrido, el alcalde de Toén, Amancio Cid, aprovechó para reclamar partidas económicas para acometer obras en el tejado del templo, algo que los vecinos y el párroco reivindican con urgencia a la vista de los últimos acontecimientos. "A auga séguese filtrando e segue a supór un risco. A Xunta comprometeuse pero seguimos esperando", explica Jorge Juan Pérez, en relación a la visita del presidente.