IGLESIA

La Iglesia vende 70 pisos en la ciudad para sanear las cuentas

Reconoce tener ofertas de inversores para adquirir una docena de casas rectorales en la provincia

El Obispado vende una parte de este inmueble de la calle Paseo.
El Obispado vende una parte de este inmueble de la calle Paseo.
La Iglesia vende 70 pisos en la ciudad para sanear las cuentas

La diócesis de Ourense ha decidido poner el cartel de se vende en prácticamente todas sus propiedades civiles en la provincia. Se trata de importantes lotes de pisos o locales comerciales en la ciudad y casas rectorales en la provincia. Raúl Alfonso González, delegado episcopal de economía, cuantifica en "unas 70 propiedades inmobiliarias" las que buscan comprador. Se trata de "un proceso de comercialización" que permita a la Iglesia sanear sus cuentas por la vía de la enajenación de sus propiedades.

"Nuestra intención es darle alguna salida al patrimonio que no está en uso y que genera gastos", matiza Raúl Alfonso González. Por el momento han sido ya varios inversores los que han mostrado interés por comprar pisos, pero el delegado para asuntos económicos asume que "el mercado va lento". De las 70 propiedades que la Iglesia tiene en el casco urbano no todas están en buen estado de conservación, por lo tanto la venta es más difícil. 

La diócesis se está encontrando con dificultades para  hacer caja con estas operaciones inmobiliarias. Raúl Alfonso reconoce tener "sobre la mesa" ofertas para la compra de esos inmuebles, pero alude a que "no hay nada firmado por el momento". Algunos inversores que se han interesado por algún piso, incluso algún edificio, han reconocido que "el precio que piden está fuera del mercado".

A este respecto, el delegado de economía, reconoce que "es el mercado el que pone el precio", matizando que la institución hace "sus propias tasaciones y escuchamos ofertas". Además de los 70 pisos y locales comerciales que la diócesis tiene el venta, posee 30 propiedades más que ha logrado alquilar.

RECTORALES

Tampoco las casas rectorales se salvan de la venta. "Salvo aquellas que están siendo utilizadas o que tengan previsto un destino", el resto está prácticamente a la venta. Así lo reconoce el delegado de economía, que cuantifica "en una docena las solicitudes para comprar estas propiedades". También en esta ocasión "hay varios expedientes de venta abiertos" pero no se ha cerrado ninguno. 

Las propiedades que despiertan mayor interés son las que se ubican en la Ribeira Sacra y los usos que buscan los eventuales compradores son establecimientos hosteleros o centros de atención a personas mayores.