INCENDIO

Guardia Civil y Policía concentran efectivos en las zonas con más fuegos

Medio Rural pidió un "esfuerzo" a ambos cuerpos de seguridad, que redoblarán la vigilancia para detener a los incendiarios. Vilariño registró ayer cinco fuegos y Lobios nueve el pasado jueves 

Guardia Civil y Policía concentran efectivos en las zonas con más fuegos

La Guardia Civil y la Policía Autonómica comenzaron ayer a desplegar a sus efectivos en Lobios, Vilariño de Conso, Melón y Manzaneda, en la provincia de Ourense, con el objetivo de reforzar la vigilancia en los montes para detener a las personas que están provocando incendios. En toda Galicia se registraron ayer 16 incendios que calcinaron 2.107 hectáreas de monte raso y arbolado.

El sur de la geografía lucense y la provincia de Ourense están siendo los más castigados.  Solo en Vilariño de Conso se registraron ayer cinco incendios en Chaguazoso, Castiñeira, Sabuguido y San Cristovo, que continuaban en la noche de ayer activos tras calcinar 450 hectáreas de monte. Y no son los  primeros en este municipio, dado que la actividad incendiaria es constante desde principios de año, según Medio Rural.

En Lobios, otro de los municipios con numerosos incendios en los últimos días, no se divisaban en la tarde de ayer columnas de humo. "Pero estamos expectantes,  alarmados, porque puede comenzar a arder en cualquier momento", aseguró el presidente de la Comunidad de Montes de Río Caldo, Domingo Rodríguez. En Lobios se registraron 9 incendios en la jornada del pasado jueves, todos ellos dentro del parque de O Xurés. "Llevamos contabilizadas más de 800 hectáreas de  monte ardido", añadió el presidente de los comuneros.

Desde que comenzó el mes de octubre se registraron 13 incendios cada día en la provincia. La cifra ha encendido la alarma en Medio Rural e incluso en la Fiscalía de Ourense y las fuerzas de seguridad.

La propia fiscal de Medio Ambiente, Carmen Eiró, calificó la situación de "preocupante" y no solo por el daño que se está causando en el patrimonio ambiental. "Antes había un incendio en una sierra, pero ahora cada vez arde más cerca de zonas urbanas, de viviendas, poniendo en riesgo la propiedad privada e incluso la vida de los vecinos", apuntó, recordando que las personas que sean detenidas y haya pruebas contundentes o indicios fundados de que es el autor de un incendio "pediré que caiga sobre él todo el peso de la ley".

Medio Rural también califica la situación de "preocupante" y sostiene que todos los fuegos están siendo "provocados". Para detener a los autores solicitó un "esfuerzo" a la Guardia Civil y Policía Autonómica para detener a los incendiarios. Ambos cuerpos ya comenzaron ayer a desplegar efectivos en los municipios del Macizo Central, Melón y A Baixa Limia para redoblar la vigilancia en el monte.

En la Asociación Profesional de los Axentes Forestais (Aprofaga) también se encendió la alarma. Los agentes vigilan los montes e investigan cada uno de los fuegos y consideran que la situación que se está dando este mes de octubre  "non é normal: sempre houbo incendios nestas datas polo tema de pastoreo, pero non con tanta frecuencia e que arda tanto arbolado", aseguraron en el colectivo.

Los efectivos antiincendios están desbordados. Ayer, además de combatir los fuegos iniciados el jueves en Manzaneda, Vilariño, Melón y Lobios, tuvieron que acudir a nuevos incendios en Vilamarín, Nogueira de Ramuín y A Merca. 

La actividad incendiaria volvió a desencadenar polémica política. La CIG critica a Medio Rural por mandar al paro a principios del mes de octubre a brigadistas que fueron contratados durante la época de máximo riesgo. Este sindicato también lamenta que la Xunta improvise a la hora de sofocar los fuegos y reclama un operativo antiincendios definitivo.

El PSdeG instó a Medio Rural a no desmantelar el operativo antiincendios dada las condiciones climatológicas y la sequía.