FUEGO FORESTAL

Las llamas regresaron a Maside 24 horas después

Parada de Sil, Vilariño de Conso, Cea y Amoeiro también sufrieron incendios. 

Las llamas regresaron a Maside 24 horas después

Pasadas las nueve y media de la noche de ayer se decretó un incendio en el concello de Amoeiro, en la parroquia de Fontefría. Minutos más tarde, se registraba otro en San Cristovo de Cea, en el núcleo de Pereda, en el que trabajan al cierre de esta edición un agente, tres brigadas y dos motobombas.

En el resto de la provincia, los otros tres incendios registrados ayer calcinaron en total más de 70 hectáreas. El fuego más virulento fue el de Maside, en el que ardieron 29,6 hectáreas. En superficie afectada le siguen los incendios de Parada de Sil (15 hectáreas) y Vilariño de Conso (14,55). 

El fuego volvió a castigar ayer los montes del concello de Maside. En esta ocasión, en la parroquia de Castiñeiras. El incendio, controlado desde primera hora de la mañana de ayer, se inició a las 22,48 horas del viernes, arrasando 29,6 hectáreas. En la extinción trabajaron ocho agentes, 21 brigadas, 13 motobombas y tres palas. Se trata del segundo incendio que se produce en este municipio ourensano en apenas 24 horas, después del decretado en el núcleo de Garabás a primera hora de la tarde del jueves, que afectó a una superficie de al menos 40 hectáreas. 

PARADA DE SIL

En Parada de Sil, otro incendio arrasó con 15 hectáreas, de las que 10,5 eran monte raso. El fuego, con dos focos, empezó a las 22,53 del sábado. El más complicado de controlar fue el situado al final de la pista forestal de Castadoce, en un lugar de difícil acceso. "É unha fragua enorme. É moi complicado meterse ao monte xa que ten poucos lugares de acceso. Ademais, como as avionetas de noite non poden funcionar, estivo durante toda a madrugada ardendo", explica la alcaldesa, Yolanda Jácome. 

Las llamas se propagaron hasta el pueblo de Teimende, aunque en ningún momento se puso en peligro las viviendas. A última hora de la tarde de ayer, el incendio ya estaba controlado, aunque los equipos de emergencias continuaban refrescando el perímetro ardido para evitar que se reactivase. En el control del incendio trabajaron cuatro agentes, 19 brigadas, ocho motobombas, una pala, cinco helicóptero y dos aviones. 

El siguiente incendio en superficie calcinada fue el decretado pasadas las 07,00 de la mañana de ayer en el concello de Vilariño de Conso, en el núcleo de Castiñeira. Ardieron 14,55 hectáreas, de las que 13,9 eran de monte raso. El fuego quedó extinguido gracias a la intervención de cuatro agentes, 11 brigadas, cinco motobombas, cuatro helicópteros y dos aviones. 

Un incendio en un monte del barrio de O Peliquín  cubrió de humo la ciudad

Un fuego registrado ayer en un monte de Peliquín cubrió de humo la ciudad. Ardieron cerca de 3.900 metros cuadrados de superficie en el monte del Castro Peliquín-Oira, en una zona próxima a viviendas. Es la segunda vez que este barrio ourensano sufre un incendio en la misma zona en apenas dos semanas, causando alarma entre los vecinos por la humareda provocada. El fuego, registrado a las 12,10 horas de ayer, quedó extinguido pasadas las tres y media de la tarde. 

LOS VECINOS RECLAMAN AL CONCELLO QUE LIMPIEN VARIOS TERRENOS LLENOS DE MALEZA: "LEVAN SIN ROZAR QUINCE ANOS" 

Hasta el lugar del conato se desplazó el presidente de la asociación de vecinos Peliquín-Catro Camiños, Ricardo Vázquez, para comprobar el alcance del incendio, que no afectó a ninguna casa particular. Aprovechó la ocasión para volver a pedir al Concello de Ourense que intervenga. "Nunha entrevista que tivemos co alcalde da cidade, Jesús Vázquez, solicitámoslle a ver de quen eran estos terreos para que tomasen medidas e fosen limpados. Esto é un perigo para as casas que están arredor", lamentó. "Un pouco máis adiante do conato de hoxe (por ayer) hai unhas casas. Xa se me queixaron os donos porque se ven o lume, a ver que pasa". 

En el perímetro ardido se encuentra una casa deshabitada, en una parcela sin uso. "Esta é unha zona que poderiamos dicir que era un parque natural onde as árbores son todas autóctonas, pero está cheo de maleza", explica el presidente de la asociación vecinal.

Otra vecina de este barrio  ourensano afirma que la zona donde se registró ayer el incendio, al lado de la pista que une Peliquín y O Vinteún, lleva más de 15 años sin limpiar "Hai zarzas e toxos. Un auténtico bosque. Dicían que a construtora Mahía ía edificar alí, pero ao final quedou todo en nada e agora pasa o que pasa. Ninguén ven a rozar", critica. 

Dos dotaciones de los bomberos de la ciudad y una brigada de la Consellería de Medio Rural  se movilizaron hasta la zona para sofocar el fuego. Además, la Policía Local mantuvo cortado  al tráfico el acceso por esta pista, desde las doce de la mañana hasta el control del incendio.