REDES

Las influencers del rural ourensano piden paso

El mundo de los blogs y de Youtube es todavía desconocido, en parte, en los entornos más rurales. A pesar de ello, la provincia cuenta con influencers que necesitan de más apoyo para visibilizar su trabajo en la red. 

 

Las influencers del rural.
Las influencers del rural.
Las influencers del rural ourensano piden paso

Ser "influencer" no está reñido con vivir en un entorno rural o, al menos, eso es lo que opina Luis Miguel Estévez, director de Oeste Márketing, empresa que trabaja con varios blogueros y youtubers ourensanos. "Hoy en día, cualquiera que tenga una buena conexión a internet, un teléfono móvil y creatividad puede serlo", asegura el experto. 

Muestra de ello son las experiencias de Isabel Nóvoa, bloguera de moda en Xinzo de Limia; Rosalía Piñeiro, youtuber de Celanova y María Jesús Pato, propietaria de un blog de cocina en O Barco, aunque las tres coinciden en que el mundo de los blogs y de Youtube no está tan extendido en estos lugares. 

"Hay muchísima gente que se dedica a esto actualmente, destacar es complicado y viviendo en un entorno rural más, puesto que no es tan fácil que se fijen en ti para posibles colaboraciones", dice Isabel, promotora del blog sweetandsaltly.blogspot.com. "Igual se le da más importancia a este tema en las grandes ciudades", añade. Aunque la limiana ha colaborado con numerosas tiendas locales de Xinzo para hacer fotografías con sus prendas de ropa y con otras de conocidas a nivel nacional. 

En el caso de María Jesús, que tiene un blog de cocina en O Barco desde hace 9 años y que cuenta con alrededor de 4.000 seguidores entre sus distintas redes sociales, la bloguera de "Siguiendo a Nenalinda" señala que el desconocimiento del mundillo en el municipio en el que vive juega un poco en contra de las posibles colaboraciones que pueda conseguir.

Organizó la séptima Xuntanza de Blogueiros Gastronómicos en la localidad ourensana, durante el pasado mes de octubre, pero reconoce que el recibimiento no fue todo lo bueno que esperaba. "Yo quería dar a conocer a los blogueros que asistieron al evento (unos 30 y muchos de ellos de grandes ciudades como Madrid), las bodegas de la denominación de orixe", recuerda María Jesús." Desde la D.O. no quisieron ni regalarnos dos botellas de vino para sortear, tampoco las entradas para la fiesta del botelo", añade.

La experta en cocina asegura que los negocios del rural no están bien posicionados en internet, y que cuidan poco ese aspecto de la comunicación. "Es muy difícil vivir de ser influencer y en el medio rural menos. Hace años quizás sí, pero ahora hay muchos bloggers que compiten ganar seguidores", explica María Jesús. "Hace años pagaban por ir a eventos, pero ahora la gente va gratis. Se podría vivir poniendo publicidad, pero los usuarios que entran en el blog se cansan del bombardeo", añade.

"Es otro punto de vista. Que vivas en un pueblo no quita que puedas llevar lo último, y es eso por lo que también me decidí a hacer el canal, porque aunque no viva en la ciudad yo también puedo hablar de esto, porque me gusta y porque me informo sobre ello", dice Rosalía Piñeiro, "Rouseladas "en Youtube. "Las nuevas tecnologías están para todos. A la gente en Celanova le gusta los vídeos que hago, me dicen que siga adelante porque tiene buena pinta", añade.