EDUCACIÓN

18.573 alumnos inician las clases entre protestas en Seixalbo y Allariz

La Xunta se compromete ante los padres a que puedan tener jornada única el año próximo en los cinco centros que así lo reclaman

18.573 alumnos inician las clases entre protestas en Seixalbo y Allariz

El curso escolar 2018/2019 dio ayer el pistoletazo de salida para 18.573 alumnos de Educación Infantil , Primaria y Educación Especial, con novedades en colegios como el Ben-Cho-Shey de Pereiro de Aguiar, que estrena la tan ansiada jornada única, y entre protestas de asociaciones de padres y madres de la provincia, como los del colegio de Seixalbo o Allariz. 

La inauguración oficial del curso escolar se celebró en el CEIP Manuel Sueiro del barrio de As Lagoas de la ciudad, con la visita de la delegada territorial de la Xunta, Marisol Díaz; el alcalde de Ourense, Jesús Vázquez; la jefa territorial de la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Luz Fernández Quintas, así como responsables del centro educativo. 

Ese centro guarda un simbolismo claro de lo que supone la baja natalidad, ya que este curso escolar es el único centro que pierde unidades docentes en la capital, con la supresión de un aula de Infantil, quedándose con una unidad de esa etapa escolar, y cinco de Primaria. 

A las puertas de este centro, donde las autoridades realizaron una visita en el primer día de actividad al alumnado, se manifestó un colectivo de padres y madres que piden la jornada única para sus hijos en el CEIP Seixalbo.

 Y allí, entre reivindicaciones, consiguieron arrancarle a la delegada de la Xunta la promesa de que habrá solución en agosto de 2019, con la entrada en vigor del nuevo Plan de Transporte. Así, Díaz les llamó a tener "paciencia", porque "non é tan fácil" ponerse de acuerdo en una comisión ya en marcha. "Temos que aproveitar a entrada do novo Plan de Transporte para poder axustar os horarios. Pedímosvos paciencia para un curso escolar máis", indicó la delegada. 

Y no serán los únicos, ya que otros centros como los de Cualedro, Carbaliño, San Cristovo de Cea o Coles podrán también dejar atrás los horarios de entrada de 10,00 0 10, 30 horas. "O único que vos pedimos é que en febreiro cumprades a vosa parte votando xornada única". Para poder implementarlo en todos estos sitios "hai que facer encaixe de bolillos" pero se comprometieron a "sacar isto adiante entre todos". 

La portavoz del grupo reivindicativo de Seixalbo, Nuria Sueiro,  señaló que se sienten "discriminados" por la Xunta y se mostraron dispuestos a "facer forza" para conseguirlo para el próximo curso, una promesa que parece que consiguieron arrancar. 

A estos se podrán sumar, aprovechando que el próximo verano se renuevan de nuevo todas las líneas del Plan de Transporte –el principal escollo actual para reordenar horarios– otros colegios que llevan tiempo reclamándolo. 

Más complicado lo tendrán en Allariz, donde padres y madres de alumnos de cuarto de Infantil del colegio Padre Feijóo vivieron ayer una jornada agridulce con motivo del primer día de colegio de sus pequeños de dos y tres años. Pese a las gestiones –y reivindicaciones– llevadas a cabo por el centro, el Concello y el colectivo Pro Terceira Aula, Educación no ha dado su brazo a torcer y ayer el curso comenzó con dos aulas para  atender a los 51 niños y niñas de cuarto de Infantil. Antes de llevar a cabo la instalación de la pancarta en la fachada del centro escolar, un grupo s se desplazó hasta Ourense para registrar la petición que prevén llevar al pleno de este mes en la Diputación.

"Queremos reunirnos con las fuerzas de la administración provincial para conseguir una declaración institucional", aseguró Irene Seara, una de las madres del colectivo, tras lamentar que la Consellería de Educación "siga sin contestar" a la petición de reunión del Anpa. 


Hay 112 alumnos menos que en el curso 2017/2018


La matriculación en Infantil alcanzó los 5.632 niños y en Primaria 12.822 , más 119 en Educación Especial. Es decir, un total de 18.573 ourensanos arrancaron las clases en las edades más tempranas, una cifra inferior a los 18.688 que lo habían hecho en el curso anterior, y todavía muchos menos que los 18. 863 que lo hicieron en el 2016/2017. En Primaria, se redujo en 93 el número de alumnos –al pasar de 12.915 a 12.822–, mientras que en Infantil  se bajó desde los 5.642 inscritos del pasado a los 5.632 actuales. 

Ya en Educación Especial, el número de alumnos descendió de 131 a 119 alumnos.  

Marisol Díaz recordó ayer que Educación invirtió "2,5 millóns de euros para actuar en 44 centros de 25 concellos da provincia" y, en concreto, resaltó que en el CEIP Manuel Sueiro visitado ayer se invirtieron 19.000 euros.