INVESTIGACIÓN

Investigada también en Ourense la trama de los inspectores de Hacienda

La Guardia Civil registró una asesoría de la ciudad, en relación con la detención en Vigo de un inspector y de un gestor administrativo por una supuesta estafa con las sanciones a empresas 

La UCO acudió ayer por la tarde a la sede de Hacienda en Vigo donde está adscrito uno de los detenidos.
La UCO acudió ayer por la tarde a la sede de Hacienda en Vigo donde está adscrito uno de los detenidos.
Investigada también en Ourense la trama de los inspectores de Hacienda

Una operación conjunta entre  la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil y la Agencia Tributaria, puesta en marcha a raíz de una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción y que dirige el Juzgado de Instrucción 3 de Santiago, ha destapado una presunta trama corrupta en Hacienda que en Vigo se ha saldado con dos detenidos, tal y como adelantó ayer La Región. En Ourense, la operación conllevó el registro de una céntrica asesoría de la ciudad a primera hora del martes -se prolongó durante horas- tras el exhorto recibido por el juzgado de guardia. 

Los arrestados, investigados por un presunto delito de tráfico de influencias y blanqueo, son el inspector de Hacienda Asdrúbal Casares, que fue jefe de la Unidad regional de Inspección de la AET en Vigo, y el asesor fiscal y administrador de Aserco, Francisco González Pino. Según confirmaron fuentes de la Agencia Tributaria, que aseguraron que fue esta entidad quien interpuso la denuncia, el juzgado  citó a declarar en calidad de testigos a otros inspectores de Vigo.

La operación se desarrolló durante la jornada del martes tras  años de investigación y, además de las detenciones, llevó consigo diversas actuaciones, así como registros. El juzgado de Santiago que lleva el caso envió exhorto a los juzgados de Vigo, Ponteareas, Tui y Ourense para llevar a cabo hasta ocho entradas en busca de documentación.

En Vigo, se registraron los domicilios de los investigados, así como la oficina de la asesoría en Gran Vía. Agentes de la UCO de la Guardia Civil se personaron  también por la tarde en la sede de Hacienda en la calle Lalín. En Ponteareas y Ourense también se realizaron registros en otras sedes de la misma asesoría del detenido.  La operación policial estallaba a primera hora de la mañana del martes y se prolongaba durante horas. 


Un supuesto acuerdo para sacar beneficios de multas injustificadas


La denuncia partió tras detectarse una serie de sanciones a empresas supuestamente injustificadas. La investigación habría descubierto una presunta colaboración entre el inspector y la asesoría para enviar allí a los sancionados y arreglar la situación repartiéndose posteriormente los beneficios económicos.

En principio la causa está abierta por tráfico de influencias, que llevaría aparejadas la prevaricación y el cohecho, pero también el blanqueo de capitales al no haber declarado las cantidades que presuntamente obtenían los investigados con los acuerdos de “colaboración” con los que actuaban.

La Guardia Civil confirmó ayer que la operación todavía está abierta.

Los dos detenidos de Vigo pasarán a disposición del juzgado de Santiago 3 que dirige la causa en Galicia, después de haber pasado por los calabozos de la Guardia Civil. Entre los citados a declarar podría estar también algún abogado especializado en área fiscal.


Una operación que se extiende por toda España


Fuentes de la Guardia Civil confirmaron que la operación sigue abierta y que no hay un balance definitivo de detenidos ya que habrá arrestos en las próximas horas en distintas provincias españolas.  Los arrestos en Vigo formarían parte de una de las piezas que ha caído en el juzgado de Santiago, sin que por el momento se conozcan más datos al respecto ya que la causa está declarada secreta por lo que ni la Agencia Tributaria ni el Instituto Armado han dado detalles.

El operativo ha causado un gran revuelo en Vigo, después de conocerse las intervenciones llevadas a cabo por la UCO. Una de las actuaciones se llevó en la urbanización As Grades en la zona de Canido, en la parroquia de San Miguel de Oia, y otro más en el centro urbano, en torno a la una de la tarde.

Por su parte, en Ourense la operación pasó más desapercibida  aunque el registro, en el que intervino el Juzgado de Instrucción 3, se desplegó durante horas.