EN TODA LA PROVINCIA

Confusión entre los usuarios en el arranque del Plan de Transporte

La falta de información de horarios y paradas, que la Xunta achaca a las empresas, dificulta el estreno de las líneas de bus

Confusión entre los usuarios en el arranque del Plan de Transporte

La primera prueba del Plan de Transporte de viajeros por carretera de la Xunta de Galicia trajo consigo desajustes y confusiones entre los usuarios en la jornada de implantación. Cientos de pasajeros llegaron a las estaciones asegurando desconocer los cambios de titulares de las líneas y las modificaciones horarias que llevaban aparejadas, lo que provocó protestas y contratiempos. La Xunta destacó la "normalidade" de la jornada, con incidencias "puntuais" propias del estreno del nuevo plan y recordó que la publicidad de horarios "corresponde ás empresas concesionarias" quienes, por su parte, señalaron a la Administración por la "falta de información" en las nuevas rutas.

Lo cierto es que en la estación de autobuses de Ourense tuvieron que doblar plantilla durante el día para atender las consultas de los pasajeros. Alguna empresa que estrenaba contrato, como Montañesa, en la línea O Carballiño-Ourense, envió sus horarios ya el lunes, pero la mayoría de modificaciones fueron llegando a cuentagotas durante la jornada de ayer. Eso, unido a que no disponían de los teléfonos de todas las compañías implicadas, complicó las tareas de información en la estación de autobuses de O Pino. Alguna compañía incluso entregó dos tablas de horarios a primera hora, una con las frecuencias de la Xunta y otra con sus propuestas, que, a la postre, fueron las que acabaron cumpliendo, algo "válido" según la Xunta, puesto que estaban tramitando los cambios. 

Algunos usuarios vivieron en sus carnes los cambios. María González, de Videferre (Oímbra), estuvo esperando varias horas para ir a Vigo. " Había uno a las 11,30 horas y esta mañana lo cambiaron todo y tengo que esperar a las 15,00 horas. Por lo menos tenían que haber avisado", afirmó. 

Entre los principales conflictos tambén estuvo el cambio de titular en líneas ."Vou a Vilar de Barrio e ninguén me sabe dicir que empresa ten a liña", destacaba María Sanmamed, una usuaria preocupada, que temía no tener en qué volver. "Xa á mañá me estrañou que non houbera bus e viñemos cunha veciña, pero agora é que me din que igual non o hai nin para volver". A primera hora, la mujer encadenaba llamadas con las empresas para poder conocer los horarios, teniendo que abandonar sin respuesta. 

Manuel Rodríguez, de 82 años, no pudo regresar a Amoeiro por falta de servicio. "Sempre collo o bus da mañá porque me quitaron o carné de conducir e hoxe dinme que non fai servizo ningún, polo que non poderei ir", decía resignado.  

La modificación de rutas y paradas cogió por sorpresa a algunos usuarios, como Arbulinda González, que esperó más de tres horas para regresar a Melón. "Dinme que xa non hai liña e terei que ir a Ribadavia e coller un taxi", señaló. Y añadió: "Os maiores que non temos coche queremos viaxar". 

Las estaciones de las villas, en espera de los horarios

En la estación de buses de Xinzo de Limia se registró alguna queja de los usuarios porque solo circuló el servicio de primera hora de la mañana que comunica con Ourense, en lugar de los tres que pasan habitualmente en las primeras horas del día, según informaron en los servicios de venta de billetes de la estación. 

En Ribadavia, hubo coches de línea que no tomaron la salida  y desde la estación se mostraron "expectantes", ya que todavía no habían recibido a mediodía todos los horarios. 

En la estación de O Barco de Valdeorras, Francisco Javier Dacosta, se quejaba ayer de la "falta de información", tras ver cómo se retrasaba el horario del bus de A Rúa, de las 12,15 horas a las 13,00 horas. "Lo que tenían que hacer es poner más información sobre los cambios", señaló. En el bar de la estación negaban conocer información, y algún bus, como el que iba a Covelo (Viana), no llegó a la ruta. 

Por su parte, la Xunta aseguraba ayer que los primeros días podría haber fallos, pero que quedarán subsanados en breve, una vez todo sea definitivo.