ADOPCIÓN ILEGAL

El juez imputa al padre que supuestamente compró un bebé

La madre biológica declaró que nunca fue a un notario de Ourense a formalizar la adopción

El juez imputa al padre que supuestamente compró un bebé

El Juzgado de Instrucción 2 de Ourense ha remitido una providencia al Juzgado Decano de Barcelona para que se le tome declaración en calidad de imputado a Jaime V.M. (reside en Cataluña) por los presuntos delitos de adopción ilegal y falsedad documental en relación con la querella presentada por su hijo adoptivo. De esta forma, el instructor del caso inicia la toma de declaraciones a raíz de la denuncia interpuesta por un vecino de Barcelona, Jaume V.P. en la que se señala que fue adoptado de forma ilegal cuando su madre biológica parió en el Hospital Provincial de Ourense el 1 de agosto de 1972 (entonces emplazado en As Lagoas y dependiente de la Diputación). Según hizo constar en la querella (la primera alusiva a un presunto caso de niño robado admitida a trámite en Ourense) a su progenitora le dijeron que él había muerto al nacer .

Por ahora, el juez sólo citó en calidad de imputado al padre adoptivo en tanto que el capellán que medió en el proceso, Arturo Iglesias Álvarez, falleció el 21 de febrero de 1988, tal como confirmó el Obispado de Ourense al juzgado que asumió la instrucción de la denuncia.

Hasta la fecha, sólo declaró, en calidad de testigo, Concepción C., la madre biológica del promotor de este proceso judicial, a la que localizó a través de empresa de detectives, que dio con su paradero en Ourense en octubre de 2012.

La mujer, quien tiene ahora 87 años, apenas aportó luz al caso en tanto que aseguró que no recordaba lo qué le dijeron tras dar a luz. Pero, según el denunciante, Concepción A.C. le confesó, cuando tuvo la oportunidad de conocerla, que tras el parto le indicaron que el bebé había nacido muerto (así se recoge en el escrito de querella).

Ahora bien, la testigo sí confirmó al juez que nunca había estado en ninguna notaría, una versión coincidente con la que le relató a su hijo biológico.

El querellante sospecha que el acta notarial de comparecencia otorgada por Concepción A.C. el 5 de agosto de 1972, cuatro días después del alumbramiento, en el que presta su consentimiento para un acogimiento previo a la adopción, fue manipulado.

En la documentación aportada al juzgado y que sustenta documentalmente la querella figuran escritos comprometidos en los que el cura capellán del Hospital Provincial media ante los padres adoptivos para conseguirles un bebé. Jaume V.P. descubrió toda esta documentación cuando en 2005 se murió su madre adoptiva, quien ese momento estaba divorciada del que fuera su esposo (el hoy imptado). Entre los documentos apareció un recibo extendido por la Diputación provincial de Ourense (administración del hospital) en el que el capellán se hace cargo de los gastos (3.349 pesetas) ocasionados por Concepción C. (documento que ilustra esta noticia).

En esas misivas, aparecen comentarios sobre los giros de dinero que recibió el sacerdote por parte del matrimonio adoptante a lo largo de 1972 lo que, a juicio del denunciante, revela que se estaba pagando un precio por la actuación de quienes intervenían en la trama.

En esas cartas, Arturo Iglesias Álvarez se refiere al bebé conseguido para el matrimonio como "el marquesito". En otras, antes de que apareciera el niño que se les iba a entregar, tilda a los posibles candidatos como "agua dulce".