TRIBUNALES / OURENSE

La justicia fija para el 19 de julio la vista por la muerte de animales en la perrera de O Carballiño

Siete años después, este caso llega a juicio después de que los cuerpos de más de 50 cánidos apareciesen muertos en fosas comunes, ensangrentados y cubiertos de cal.
 

La justicia fija para el 19 de julio la vista por la muerte de animales en la perrera de O Carballiño

El Juzgado de lo Penal 2 de Ourense ha fijado inicialmente para el próximo 19 de julio a las diez de la mañana el juicio oral por la muerte de decenas de animales en la perrera municipal de O Carballiño en 2009.

En una diligencia, el juzgado ha comunicado que ha reservado la sala dos días para poder celebrar el juicio que se saldó con la muerte violenta de decenas de perros de la perrera municipal.

Siete años después, este caso llega a juicio después de que los cuerpos de más de 50 cánidos apareciesen muertos en fosas comunes, ensangrentados y cubiertos de cal.

El colectivo ecologista Amigos da Terra había denunciado estos hechos.

Con posterioridad, el colectivo en defensa de los animales, 'Matar por Matar Non', también acudió al juzgado tras alertar de la disminución de la población canina hasta esa fecha.

Las dos asociaciones, que ejercen de acusación, reclaman penas de prisión para los responsables por un delito continuado de maltrato animal y otro contra el medio ambiente. En concreto, Matar por Matar Non reclama un año de prisión y 3 de inhabilitación por este último y dos años y 14 meses por maltrato, a lo que añade otros años de inhabilitación, una petición que Amigos da Terra reduce a dos años y multa de 10 meses a razón de doce euros diarios.

Hace dos años, el personal de la perrera negó su vinculación con las muertes de estos animales. Un trabajador aseguró que su principal cometido era "llevarles comida" y trasladarles cuando era necesario "al veterinario", según una letrada de la defensa. Además, pusieron en duda las cifras de animales que aparecieron muertos, llegando a asegurar que eran "inferiores" a las ofrecidas por los colectivos, al no haber "documentación que indicase el número de animales".

Ahora, la máxima responsable política de la perrera en aquel momento, se sentarán en el banquillo de acusados un técnico así como los encargados de las instalaciones. Sostienen las acusaciones que, en mayor o menor medida, "ejecutaron, mandaron ejecutar o hicieron oídos sordos" a estas muertes.

También tendrá que declarar la ex edil socialista de Medio Ambiente, María José Pérez -esposa del exsecretario general del PSdeG Pachi Vázquez-, y trabajadores de la perrera en 2009 después de un largo procedimiento en el que intentaron archivarlo varias veces y que finalmente llega ahora al juzgado.

Entonces, la Alcaldía estaba presidida por el socialista Carlos Montes y dos años después ostentó dicho cargo el popular Argimiro Marnotes.

Entonces, ambos colectivos trasladaron sus sospechas de que "se hacinaron a los perros".