SANTOS INOCENTES

La inocentada del día que tuvo de cómplice a "medio" Couto

La protagonista por la que preguntaban los vecinos durante toda la mañana, una empleada del supermercado

La inocentada del día que tuvo de cómplice a "medio" Couto

Los vecinos de O Couto amanecieron el Día de los Santos Inocentes como cómplices, sin quererlo, de una broma a una empleada de un supermercado del barrio. Ajena a lo que ocurría en el exterior del establecimiento, donde a primera hora dejó aparcado su coche, fue la protagonista de la mañana. También sin quererlo. 

Los compañeros decidieron envolver de papel film el vehículo de la mujer, una broma de los Santos Inocentes con muñeco incluido en la ventana del conductor. Todo el que pasaba por la calle Vila Real se preguntaba quien sería el "inocente", hasta que corrió el rumor de que la susodicha trabaja en el supermercado. Con una sonrisa, los de O Couto continuaron su camino al encontrarse con el llamativo vehículo, siendo cómplices de la anécdota de la mañana en el barrio. Al salir del turno, la inocente se encontró la sorpresa. Seica es la pescadera... ¡Inocente!