ENTROIDO OURENSE 2018

El Liceo de Ourense reúne hoy a las comadres en su gran noche

La fiesta, a la que solo acuden mujeres, se consolida en la ciudad con el aforo completo

Imagen de una celebración anterior de Comadres en el Liceo de la ciudad.
Imagen de una celebración anterior de Comadres en el Liceo de la ciudad.
El Liceo de Ourense reúne hoy a las comadres en su gran noche

Las Comadres también se celebran en la ciudad. La tradicional cena de Entroido a la que solo pueden acudir mujeres disfrazadas se extiende por la provincia y, desde hace unos años, también se celebra en el Liceo ourensano. A las 30 impulsoras de la primera vez, se sumaron más de 400 comadres en la cena de 2017. Esta noche serán sobre 350, que comenzarán a juntarse en el Casco Vello a partir de las 21,00 horas.

"Lo empezamos a organizar un grupo de amigas carnavaleras. Es una fiesta en la que no admitimos hombres porque las mujeres queremos hacer lo que nos da la gana. Nos subimos a la mesa, decimos tonterías, nos saludamos todas. Es una fiesta desinhibida y simpática", señala Rosa Prieto, una de las promotoras.

El boca a boca empieza en noviembre. "En ese momento ya preguntan por las entradas en el Liceo, que salen a la venta después de Navidades". En una mañana se agotan todas: "A raíz de que la gente se vaya animando, sabemos que la cena se celebra en más sitios de la ciudad al no caber todas en el mismo".

Las puertas del Liceo se abrirán a las 22,30 para recibir a las comadres de la ciudad, que degustarán cocido, embutidos y licor café. "Después es la euforia. Hay charanga, bailamos, cantamos... Es una ampliación del Entroido, el único ánimo es el de pasarlo bien juntas. Además, estamos en unos momentos en los que la mujer tiene que subirse a la moto, reclamar nuestros derechos. En la cena queremos disfrutar sin más, es para nosotras", apunta esta ourensana.

Abuelas, madres e hijas

Uno de los objetivos de la fiesta es la unión de generaciones: la tradición pasa de madres a hijas y en el Liceo ourensano se juntan todas. "Es el símbolo de la continuidad, he luchado mucho por esta cuestión desde el principio". El disfraz "no se dice porque la gente quiere la sorpresa", pero la actualidad, seguramente reine entre vestidos y pelucas.