METEOROLOGÍA

La nieve condicionó el tráfico en las carreteras de montaña

Las quitanieves abrieron paso a los conductores en el Alto do Rodicio, A-52 y en Calvos de Randín

Manzaneda con las primeras nevadas.
Manzaneda con las primeras nevadas.
La nieve condicionó el tráfico en las carreteras de montaña

El anticiclón y las temperaturas bajo cero registradas desde que comenzó el año dejaron paso ayer a la nieve, que cubrió las zonas altas de la provincia. Los copos llegaron a caer en villas como Bande y Xinzo, pero sin cubrir calles y carreteras. "La llegada de un frente húmedo, que entró de madrugada por la costa gallega, va cambiar la dinámica climatológica registrada en el último mes", aseguraron en la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La nieve comenzó a caer a poco antes de las nueve de la mañana. Dos horas más tarde, la Guardia Civil de Tráfico recomendaba precaución a la hora de circular por la carretera OU-536, a su paso por el Alto do Rodicio (Maceda) y los municipios de Trives y Castro Caldelas. Una máquina quitanieves recorría a esa hora el vial para despejar la calzada.

Los copos blancos también llegaron cubrir ambos sentidos de la autovía A-52, a su paso por los municipios de A Gudiña y A Mezquita, pero no llegó a afectar a la circulación. Eso sí, Tráfico recomendaba precaución ante la presencia de nieve. Mientras, cuatro máquinas quitanieves trabajaban en un tramo de más de 20 kilómetros para garantizar la seguridad de los conductores.

Los paneles de la vía de alta capacidad informaban sobre las once de la mañana de la presencia de nieve e hielo en la calzada, pidiendo a los conductores que circularan con precaución.

Las quitanieves, efectivos de conservación de Carreteras y del GES de Muíños se vieron obligados también a retirar nieve en la carretera que enlaza Os Blancos con Calvos de Randín y las localidades de Requiás y Guntumil (Muíños) y la OU-540, a su paso por el Alto do Vieiro (Bande).  Mientras, los efectivos del GES de Avión retiraban placas de hielo en la carretera que enlaza el municipio con Beariz. El hielo también obligó a intervenir en la carretera OU-122, a su paso por Casaio (Carballeda de Valdeorras) y la N-120, en Pereiro de Aguiar. 


La lluvia permite este sábado un ascenso de las temperaturas mínimas 


La cota de nieve se situó en la mañana de ayer en los 800 metros de altitud, pero a medida que avanzó la jornada fue subiendo hasta llegar a los 1.400 metros. "A partir de la tarde, la entrada del aire húmedo provocó un ligero ascenso de las temperaturas mínimas, lo que conllevó una subida de la cota de nieve", aseguraron en Meteogalicia.

Aún así, la Guardia Civil de Tráfico y los efectivos de Protección Civil se mantenían ayer en alerta, aunque por lluvia. De hecho, el observatorio gallego no descartaba que fuera intensa en las comarcas de O Ribeiro y Carballiño, además de los municipios limítrofes de la provincia de Pontevedra, para los que activó el aviso amarillo ante la previsión de intensas precipitaciones durante buena parte de la jornada. 


La nieve regresa mañana


Las lluvias serán las protagonistas durante la próxima semana en toda la provincia. La cota de nieve  bajará mañana domingo de nuevo hasta los 900 metros a causa de la entrada de aire frío procedente del norte, que provocará un ligero descenso de las temperaturas diurnas. Las mínimas, según Meteogalicia, se mantendrán entre los tres y cinco grados centígrados, uno registros que, según el observatorio gallego, son normales para esta época del año.

El viento acompañará a la lluvia durante la próxima semana, lo que incrementará la sensación de frío.