REPORTAJE

Los muros "más acogedores" de la protectora de animales de Ourense

Las paredes que cierran la protectora de gatos y perros de Ourense son un lienzo a medio pintar. Varios artistas ourensanos se han unido para humanizar el exterior de las instalaciones de Progape y mostrar su cara más amable.

El artista Luca Log pinta su mural con el fin de animar a la gente a acoger un perro o un gato (i); y los animales son los que le dan color a la obra de la artista Rebeca González.
El artista Luca Log pinta su mural con el fin de animar a la gente a acoger un perro o un gato (i); y los animales son los que le dan color a la obra de la artista Rebeca González.
Los muros "más acogedores" de la protectora de animales de Ourense

Los muros de Progape no encierran sino que más bien acogen y, en este caso, además de a gatos y perros, también obras de arte de artistas ourensanos. "Pretendemos que cuando la gente llegue a Progape vea su cara más amable, y no sólo la tristeza que hay detrás de los muros", explica la voluntaria Lorena González.

Rebeca González es una de las artistas ourensanas que ya ha dejado su impronta en los muros de la protectora. Sus amor por los animales es una de las razones que la ha empujado a colaborar. Los colores que nos da la vida y, en concreto, los animales han sido la idea central de su obra. "Hago alusión a la ciudad en blanco y negro y sin vida. Son los animales los que aportan el color para reivindicar que sin ellos la vida no sería lo mismo", señala la creadora.

Muy colorido también es el estilo de Luca Log que se encuentra estos días en pleno proceso creativo. "Quise representar el concepto de familia mediante los perros y gatos-señala el artista- pero siempre manteniendo mi estilo propio". Una forma de arte que podría encaminarse hacia el cubismo, pero sin encorsetarse en él.

"La idea surgió en uno de los grupos de paseos voluntarios", señala Lorena González. Antes de que el arte tomara las riendas, "hubo un número bastante grande de voluntarios que ayudaron a desbrozar y limpiar la zona exterior de residuos, arreglar el camino y pintar los muros de blanco", añade.

La protectora tiene ahora otro aspecto, a pesar de que el lienzo se muestra todavía incompleto a la espera de que la restante nómina de artistas se acerque hasta el entorno para hacer su obra. Cada uno marca su ritmo en unos muros que antaño evocaban una prisión y que a día de hoy se han derribado gracias al uso de los colores. 


"Hace falta una geriátrico para los perros ancianos"


Las necesidades de la protectora de gatos y perros de Ourense son evidentes. "Hay que agradecer mucho a todos los voluntarios y trabajadores de Progape", esto es lo primero que quiere dejar muy claro Lorena González. Sin embargo, "es evidente que las instalaciones son pésimas y hay muchas cosas que mejorar", señala. Lo más urgente a día de hoy, son jaulas divisorias que permitan separar a los perros por las noches, "para que no haya enfrentamientos en los patios y no tengamos que recoger cadáveres por la mañana". Pero, además, "los animales necesitan disponer de agua corriente para beber y también es necesario techar algunas zonas de los patios para que puedan resguardarse tanto del sol como de la lluvia, sin estar siempre a la intemperie", agrega González. 

La lista de necesidades no termina aquí. "También nos hace falta una zona hospitalaria mejor, que cuente con un quirófano para poder atenderlos sin tener que derivarlos a otros centros", añade.

 Los animales más pequeños y los más mayores son otro de los deberes pendiente. "Hace falta un geriátrico para poder tener más protegidos a los perros ancianos, además de cachorreras. A día de hoy estamos saturadísimos de cachorros y no puede ser que estemos siempre contando con la gente que se los lleva a sus casas, tenemos que tener un sitio donde puedan estar a salvo, calentitos y en buenas condiciones", apunta. "Yo soy voluntaria y está claro que tampoco soy consciente de todas las necesidades económicas o de reforma reales que se viven en este momento en la protectora de gatos y perros, pero sí que hay cosas que se ven de modo claro”, concluye Lorena González.