MAGOSTOS 2017

El magosto toca a su fin después de tres días de fiesta

Grupos de ourensanos aprovecharon el festivo para subir a Montealegre

Adultos y niños se reúnen junto a la hoguera para preparar las castañas y chorizos.
Adultos y niños se reúnen junto a la hoguera para preparar las castañas y chorizos.
El magosto toca a su fin después de tres días de fiesta

Montealegre aún acogió ayer hogueras de los magostos, aunque en menor cantidad que el pasado sábado y domingo. La fiesta toca a su fin, aunque las reuniones entorno a las castañas, vino y resto de viandas típicas de la celebración aún continuarán en lo largo de este mes.

El cansancio del largo fin de semana ya se notaba ayer incluso en las calles de la ciudad, que a primera hora de la mañana estaban desiertas pese a ser jornada festiva. El ambiente se fue animando a partir del mediodía, cuando por la calles que surcan el barrio de San Francisco se podía apreciar a vecinos portando bolsas en dirección al principal escenario de los magostos, sobre todo para la gente más joven, Montealegre.

A media tarde, varias pandillas reunían leña para hacer la fogata. "Hoy está mucho mejor día que el pasado sábado, que hacía bastante frío. Hoy luce el sol, está un día espléndido para el magosto", apuntó José Antonio González, que organizó su fiesta en un bajo situado en los mismos accesos a la montaña.

Los magostos, fiesta declarada de interés turístico, se aprecia que tienen tradición y que están arraigada en la provincia. Y cualquier lugar parece bueno para hacer la hoguera y asar la castaña. Dos pandillas escogieron una margen de la carretera N-120, a su paso por Oira, para organizar la celebración. Ayer también se podía observar, incluso, otra fogata de magosto en un margen de la carretera que enlaza San Mariña y el polígono industrial de San Cibrao.