VIOLENCIA MACHISTA

"O Mapa do Medo": el testimonio del miedo femenino en Ourense

En poco más de un mes, el proyecto ya cuenta con denuncias de agresiones sexuales en ciudades españolas como Sevilla, Madrid o Bilbao, además de Reino Unido. En la provincia de Ourense, existe un aumento cuantitativo y en la ciudad ha crecido de forma exponencial

Los puntos del mapa del miedo en la ciudad de Ourense.
Los puntos del mapa del miedo en la ciudad de Ourense.
"O Mapa do Medo": el testimonio del miedo femenino en Ourense

En poco más de un mes, "O Mapa do Medo" ha ido creciendo y extendiendo sus límites hasta llegar a ciudades como Madrid, Sevilla o Bilbao, e incluso al Reino Unido. 

El proyecto de la fotógrafa pontevedresa Jessyca Ocampo continúa con fuerza, tanto en su página de Google Maps como en su Facebook. Esta cartografía de acosos sexuales ha conseguido la visibilización de la problemática, algo que no siempre resulta fácil compartir públicamente por las víctimas. 


Aumentan los testimonios en Ourense


En la ciudad, la rúa Pena Trevinca y la rúa Concello se suman al Mapa do Medo. 

Ía a buscar o coche a un parking que hai en Calle Concejo logo de facer uns recados... Cando ía en dirección as escaleiras vin que un home de un 60 e largos anos se achegaba a barandilla que hai xusto por riba das escaleiras quedan acceso ao parking... 

Dirixíame a buscar a unha amiga e aparquei a altura dunha tenda de golosinas que hai alí. Ía un home de uns 30 e algo anos pola rúa comendo unhas pipas, eu estábame a pintar os beizos dentro do coche mirándome ao espello, quedou un rato parado mirando para mín eu collín medo e pecheime no coche...  

En la provincia, O Carballiño, O Barco, Untes y O Cañón do Sil completan la lista de denuncias de acoso sexual. Al menos, por el momento. 

De camiño á miña casa hai un bar donde hai vellos e borrachos, pero nunca me pasara nada volvendo sóla. Un día volvía de noite para casa e 3 homes de uns 30 anos ofrecéronme unha rosa e eu díxenlles que non, que non quería nada e seguín andando. Seguíronme ata o portal da miña casa decindome que por qué non a quería e tal. Non me chegaron a tocar, pero cagueime viva!  (O Barco)