PELIGRO REAL

Mediciones obligadas para locales situados en planta baja o sótanos

El Ministerio de Industria tiene un proyecto en marcha, también a exposición pública, y en el que se marca también los 300 bq/m3 como límite en el centro de trabajo.

Mediciones obligadas para locales situados en planta baja o sótanos

Más allá de lo que afecta a la construcción, que en Ourense tendrá importantes efectos, es muy reseñable también otra de las patas en las que se está trabajando para erradicar el radón, y que volverá afectar con especial intensidad a la provincia: la de prevención laboral.

En este caso es el Ministerio de Industria el que tiene un proyecto en marcha, también a exposición pública, y en el que se marca también los 300 bq/m3 como límite en el centro de trabajo. 

Así, todas las empresas situadas en los 92 concellos ourensanos que estén   bajo suelo o en planta baja de los edificios deberá evaluar la concentración de este gas, en prevención de la salud laboral. En caso de que se supera dicho umbral de 300 bq, los responsables de la empresa tendrán que tomar las medidas oportunas, tal y como refleja el borrador de la norma de Industria. 


Medición de larga duración


"Las mediciones que exigiría esa ley son de larga duración, es decir, colocando un medidor durante tres meses. Eso está poco adaptado a la realidad, pues nosotros lo hacemos en 48 horas", señala Elena González, de la empresa Intera. 

Además, pone de manifiesto otro punto: "Al estar tres meses en un mismo sitio, en lugares públicos como bares, en los que pasa mucha gente a lo largo del día, los puede acabar robando". Por ello, ella apunta que se pueden hacer mediciones correctas rápidas en apenas dos días. "Para saber si los empleados están expuestos al radón se pueden hacer esas mediciones, y después ya se hará lo que dicta la ley", explica González. 

Por lo de pronto, eso sí, habrá que esperar, pues el actual borrador fue presentado todavía con el anterior Gobierno, y puede estar sujeto a cambios.