LUCHA CONTRA EL BOTELLÓN

Médicos, padres y profesores piden poner freno al botellón en la ciudad

Genera consenso la necesidad de acelerar la aplicación de restricciones ante esta práctica 

Isorna, Rosendo Fernández y José Luis Jiménez.
Isorna, Rosendo Fernández y José Luis Jiménez.
Médicos, padres y profesores piden poner freno al botellón en la ciudad

Profesionales de la medicina, profesores y padres urgen a las autoridades ourensanas a que pongan coto cuanto antes a la práctica del botellón en la ciudad, o bien creando la anunciada ordenanza que lo regule o bien haciendo cumplir la ley vigente. "Aplicando la Lei de Prevención del Consumo de Alcohol ya bastaría. No se necesitan leyes nuevas, si las ciudades hacen cumplir la ley autonómica ya basta para acabar con el botellón", asegura Manuel Isorna, profesor de Ciencias de la Educación en el Campus de Ourense. Isorna pide también acabar con la publicidad engañosa del alcohol y educación a los menores: "Si la gente supiera con 15 ó 16 años los efectos del alcohol, no haría lo que está haciendo".

Isorna, que ha hecho investigaciones sobre el consumo de alcohol en menores, señala que la Organización Mundial de la Salud (OMS) apunta a esta práctica en menores como "de riesgo" y, haciendo mención a las consecuencias, "los chavales a veces no piensan en el corto plazo, pero la sociedad es así. También somos consciente de que hay que llevar el cinturón de seguridad y si Tráfico no multase muchos no lo llevarían". Este profesor universitario incide en un hecho que considera relevante. "No todas las personas tienen la misma probabilidad genética de contraer enfermedades por el alcohol, pero hay estudios que lo relacionan con el cáncer". 

Médicos

También es claro el médico y vicepresidente de la Diputación, Rosendo Fernández. "No se puede consumir alcohol en la vía pública. Es un problema igual que el del tabaco, y si hay que prohibir su consumo, hay que hacerlo", indica Fernández. Como profesional de la medicina, destaca tres planos claros en el problema: el consumo en la calle, el vandalismo y, sobre todo, el perjudicial consumo a edades tempranas. "Estamos ante un problema de salud pública que incide en los menores, que son el futuro de la ciudad. Las autoridades políticas y sanitarias tienen que actuar", concluye. 

También urge a tomar decisiones el presidente del Colegio de Médicos, José Luis Jiménez, que pone la alerta en "el consumo rápido en una noche loca de botellón", que desencadena "a corto plazo, en comas etílicos, pero que puede desencadenar trastornos de carácter psiquiátrico, crisis epilépticas o descubrir patologías ocultas". Es claro: "Un solo día es suficiente para tener un problema.  

Jiménez, que subraya que el botellón viene acompañado en muchos casos del policonsumo (hachís, cocaína, marihuana), urge a las autoridades a "que intenten tomar medidas ante un problema de salud pública". Además, recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya rebajó a España en en ránking de nivel sanitario por la cuestión alcohólica. "Hay que meter mano dura en estas cosas  y también perseguir al que vende alcohol a menores", finaliza Jiménez. 

Profesores

Los profesores no son ajenos a esta cuestión. Ana Bande, maestra en Cardenal Cisneros, lo considera "moi preocupante" y critica la "ausencia de alternativas apetecibles do Concello e o goberno autonómico" para los jóvenes. Bande explica que en los colegios se aborda constantemente el tema del botellón. "Algunhas familias non o ven preocupante, e as institucións non se mollan dabondo. Outro modelo é posible", lamenta. 

Padres

Los padres también exigen que se tomen cuanto antes las pertinentes decisiones. "Si todos estamos de acuerdo en que hay que elaborar una ordenanza y ya la han anunciado, no entendemos por qué no se aplican. No entendemos por qué se intentan colgar la medalla y después no hacen lo que tienen que hacer. Que den un golpe en la mesa y que lo apliquen ya", sostiene José Antonio Álvarez Caride, presidente de FAPA Ourense (la federación de asociaciones de madres y padres públicas de Ourense). 

La ciudad de Ourense, una rara avis en las principales urbes

La regulación del consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública coloca a Ourense a la cola de las ciudades españolas, ya que permanece ajena a una ola de leyes de limitación de esta nociva práctica, iniciada a partir de 2005 en una veintena de urbes. La falta de una ordenanza no es lo único de lo que adolece Ourense en este momento, teniendo en cuenta que en otros rincones de la península se han llevado a cabo una serie de iniciativas que no solo inciden en medidas coercitivas, sino que van más allá, conformando ya una ingente cantidad de ciudades españolas las que han legislado sobre el consumo de alcohol. Ourense, a día de hoy, es una rara avis.

Hace apenas dos meses, desde la Concejalía de Sanidad y Asuntos Sociales se hacía pública la intención de elaborar una ordenanza cívica para regular la práctica del botellón y otro tipo de actitudes nocivas ,como el vandalismo o los problemas de violencia de género. Sin embargo, la aprobación de dicha legislación, a la que se invitó a la oposición a participar, está a la espera del plan islandés "Youth in Europe".  

Manuel Isorna: "Los jóvenes no van solo de oyentes al botellón"

El profesor Manuel Isorna señala que si la gente con 16 años llegase a saber lo que sabe ahora no haría botellón. "Los chavales piensan en el corto plazo, pero aquí pasa como en el coche. Si Tráfico no multara, mucha gente no llevaría cinturón". También asegura que los jóvenes "no van de oyentes al botellón" y que el consumo en grandes cantidades les afecta "a nivel académico y laboral".

Rosendo Fernández: "Hay que actuar cuanto antes porque es un problema grave"

Rosendo Fernández señala, como profesional de la medicina, que "no se trata simplemente de prohibir, sino de tomar las medidas de hagan falta". Fernández advierte de que los usuarios del botellón "son los individuos del futuro", por lo que llama a las autoridades a "actuar cuanto antes", porque el consumo de alcohol en menores de edad "es un problema de salud pública y pasa factura". 

José Luis Jiménez: "Las autoridades tienen que tomar medidas"

El presidente del Colegio de Médicos de Ourense, José Luis Jiménez, señala que el consumo del alcohol en grandes cantidades en poco tiempo "genera problemas neurológicos, crisis epilépticas y produce trastornos de carácter psiquiátrico". Jiménez indica también que "a veces no es solo el alcohol, sino otras sustancias  que lo acompañan", y urge a las autoridades "a que tomen medidas".n