INFRAESTRUCTURAS

La mejora de puentes sobre el Miño, con tareas pendientes

Los objetivos son la segunda fase del Puente Romano y el adecentamiento de la pasarela de Outariz

Nueva iluminación del Puente Romano y el puente del Milenio, tras su reforma integral.
Nueva iluminación del Puente Romano y el puente del Milenio, tras su reforma integral.
La mejora de puentes sobre el Miño, con tareas pendientes

El Concello de Ourense ha buscado en los últimos meses poner remedio al deterioro que sufrían sus conexiones sobre el río Miño, con varias actuaciones en los puentes y pasarelas que enlazan ambas orillas y que, en muchos casos, son auténticos emblemas de la ciudad.

Las mejoras que se han conseguido en el Puente del Milenio, Puente Romano o en la pasarela de Oira, infraestructuras a las que se une en la actualidad el Puente Nuevo, en el que el Ministerio de Fomento está interviniendo con motivo de su centenario, están a la espera de completarse con otras tareas pendientes, como es la puesta en valor de la pasarela de Outariz o la segunda fase del proyecto del Puente Romano.

En el caso de la milenaria infraestructura, la Xunta actuó a través de dos de sus consellerías (Infraestruturas y Cultura), consiguiendo con una inversión de alrededor de 500.000 euros limpiar toda la estructura del puente y atender sus patologías graves en los pilares, así como renovar toda la iluminación con un sistema pionero, tanto la interna como la externa, para que luzca su esplendor durante las noches.

Asimismo, la Consellería de Infraestruturas tiene pendiente la ejecución de un nuevo proyecto en la zona, que afectará a todo el entorno de la Capilla de Os Remedios. Su presupuesto rondará también el medio millón de euros.


Zona termal


El otro gran reto que está pendiente de ejecutar es la puesta en valor de la pasarela de Outariz, una infraestructura que ha pasado en varias ocasiones por el salón de plenos en diferentes mociones de la oposición, que reclama al gobierno local una actuación en la zona.

Sin embargo, las dudas que había sobre la titularidad obligaron al Concello a solicitar un informe para dilucidar si era la administración local o la Confederación Hidrográfica Miño-Sil quien debía responsabilizarse de la infraestructura, que es responsabilidad del Ayuntamiento, que todavía no ha presentado un proyecto para el adecentamiento.
Por el contrario, sí que se ha actuado en la pasarela de Oira, inaugurada a principios de esta década pero sin iluminación. Un convenio entre Concello y Xunta dotado con 60.000 euros habilitó a la administración autonómica para la instalación de luces LED, un proyecto en el que destaca la eficiencia energética.


Dos décadas


También pasó por el taller, de nuevo con financiación de la Consellería de Infraestruturas, el puente del Milenio, en el que no se había actuado desde su inauguración a principios de siglo.

El paso del tiempo y la falta de conservación obligaron a aumentar el presupuesto inicial previsto por encima de los 700.000 euros, con el que se renovó completamente el firme de la calzada, se actuó sobre la estructura y se instaló una nueva iluminación. Por otro lado, se mejoró la pasarela peatonal para conseguir una mayor seguridad.
Tras la obra, el puente es ahora responsabilidad del Concello, que deberá encargarse de su mantenimiento futuro. n