POLÍTICA LOCAL

Un mes para demostrar la “unidad" del PSOE ourensano

Las primarias en el seno del socialismo gallego dejan a Ourense como el epicentro del oficialismo. El nuevo secretario general, Rafael Villarino, es el único afín a Caballero y tiene por delante varios desafíos en las próximas semanas

Rafael Rodríguez Villarino, el pasado sábado tras su victoria en las primarias.
Rafael Rodríguez Villarino, el pasado sábado tras su victoria en las primarias.
Un mes para demostrar la “unidad" del PSOE ourensano

El resultado de las primarias ha situado a Ourense como la zona de resistencia del secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero. La victoria aplastante de Rafa Villarino sobre una Noela Blanco que había sido soporte de Juan Villoslada, contrincante de Caballero, lo deja como el único líder provincial oficialista. Con esta tesitura, más de uno alberga la esperanza de que la provincia pueda incrementar su peso en el socialismo gallego y tener mucha voz en las decisiones relevantes. 

Pero apenas tres días después de la elección del nuevo líder provincial, las verdaderas decisiones de peso se juegan todavía en la provincia. Ayer mismo se dio el pistoletazo de salida a las asambleas locales que elegirán al centenar de delegados que irá al Congreso Provincial del próximo 20 de enero. 

En él se configurará la nueva ejecutiva, paso previo a la conformación antes de que finalice este mes de las diferentes direcciones locales. En este caso, la asamblea más relevante será la de la ciudad, que representa cerca del 20% de estos delegados. La cita en la capital llegará ya mañana y tendrá como objetivo  la primera puesta en escena de la tan ansiada unidad tras la victoria de Rafael Villarino, cimentada en gran parte en su contundente victoria en esta agrupación. 

El principal desafío supone llegar a esa cita con una lista única que evite polémicas pasadas. Se intentó para elegir los delegados del congreso gallego tras la victoria de Caballero, en ese caso sin éxito. Ahora, la intención que manifiestan desde el interior de la formación es la de reunir a todas las corrientes –tanto las que apoyaron a Villarino como las que son afines a Noela Blanco– en una sola lista.  El nuevo secretario provincial se reafirmaba ayer en su intención de   "falar con todos"con su política de "portas abertas".

La tarea no parece fácil, ya que la suma de diferentes familias realizada por Villarino –tercera vía, Novo Socialismo...– más los apoyos  recibidos por parte del "pachismo" supone un puzzle de diversas piezas que habrá que saber encajar con mucha delicadeza. La "tercera vía" ya se atribuyó en la primera vuelta la responsabilidad de, al menos, la mitad de los sufragios recibidos por Villarino en la ciudad. Ahora, y de cara a una posible lista única, cada una de las "familias" presentará sus propios méritos y ello requerirá un debate sosegado pero que fuentes socialistas creen que será tranquilo. "No hay ganas de más disputas", decían ayer en el partido. 

La nueva ejecutiva provincial que salga tras el conjunto de asambleas locales que culminará con la votación del próximo día 20 no será la última estación del tren de procesos internos del PSOE. 

Habrá una nueva parada antes del 31 de enero, ya que esa es la fecha límite para que toda la provincia complete la renovación orgánica, en este caso con la última fase de la misma: la elección de las ejecutivas de las agrupaciones locales, en la que se elegirá a los secretarios generales, de organización y política municipal de cada una, entre otros cargos.

 Ahí se librará una interesante batalla para el devenir del PSOE en la ciudad, con la vista puesta en unas primarias para escoger candidato a alcalde que no se demorará más allá del verano. De hecho, "recuperar o goberno da cidade" es el objetivo primordial de Villarino. Queda un año y medio.