La nieve volvió a la montaña y la lluvia inundó la Lagoa da Antela

La nieve volvió a cubrir en la mañana de ayer los municipios más altos ocasionando problemas de circulación pese al trabajo de las máquinas quitanieves y los camiones de sal. La Guardia Civil de Tráfico recomendaba precaución a las 10.00 horas a los conductores a la hora de transitar por la carretera N-525 y la autovía Rías Baixas, a su paso por Cualedro, A Gudiña y A Mezquita, así como en todos los viales locales de Calvos de Randín, Os Blancos, Baltar, Laza, A Veiga, Viana, Castro Caldelas, Montederramo y Trives.
La nieve volvió a la montaña y la lluvia inundó la Lagoa da Antela
El manto blanco provocó siete salidas de vía, según Tráfico, aunque en ninguna se produjeron heridos, sólo daños materiales de escasa consideración.

Mientras en los municipios más bajos con respecto al nivel del mar, los copos de nieve se convirtieron en agua (35 litros por metro cuadrado durante seis horas en la ciudad), que en el caso de A Limia mantiene anegada buena parte de las parcelas de la antigua Lagoa de Antela. En la tarde de ayer, cientos de hectáreas permanecían cubiertas de agua, lo que provocó la curiosidad de numerosos vecinos, que cámara de foto en mano, inmortalizaron la inundación, al tiempo que rememoraban la disecación de la antigua laguna para habilitar terreno de cultivo.

Las temperaturas descendieron en la madrugada de ayer hasta los menos cuatro grados bajo cero en Cabeza de Manzaneda (la ciudad registró seis grados positivos, según Meteogalicia), situación que se prolongará a la jornada de hoy, en la que se alternarán los cielos claros con ratos de lluvia.