INICIO DEL CURSO ESCOLAR

Los niños se adueñaron de Maceda

El corazón del casco histórico de Maceda se convirtió ayer por la mañana en una gran fiesta, con risas, música, gritos, emociones y mucha algarabía de docenas de niños que disfrutaban de la celebración del inicio del curso escolar.

Los niños se adueñaron de Maceda

Fue una mañana espectacular". Así definía el alcalde de Maceda, Rubén Quintas, la celebración de la Fiesta de Inicio del Curso Escolar, que organizó La Región con la colaboración y el patrocinio del propio Concello y la Asociación de Comerciantes y Empresarios de la localidad. Pasadas las once de la mañana las plazas de Benigno Álvarez, Alcatruz, das Poldas y la Aira das Mantas y las calles de su entorno se convirtieron en un hervidero de niños, que agarrados de la mano de sus madres, padres o abuelos intentaban elegir alguna de las numerosas atracciones que se iban encontrando al paso. Otros muchos, ya no tan niños, solos o en grupos, se repartían y programaban su tiempo para disfrutar a lo grande de la fiesta y competir en los divertidos juegos que tenían a su alcance.

La Policía Local y los miembros de Protección Civil controlaban escrupulosamente la circulación por la vía principal de la villa, ya que las atracciones se situaban en las plazas y recodos situados en sus inmediaciones. En la Plaza de Alcatruz, un hinchable gigante, chapas de recuerdo, el puesto de inscripción y un servicio de catering, con perritos calientes, palomitas, fruta y bebidas para reponer fuerzas y continuar la fiesta.

En la Plaza de Benigno Álvarez, el toro mecánico y juegos de baloncesto, fútbol y puntería. Justo enfrente, en una placita coqueta y cerrada, el paraíso de los más pequeños, de 1 a 4 años, con un lego gigante, minigolf, un pequeño hinchable, además de un taller de juegos y pinturas y varias máquinas para disfrutar. Otros dos grandes hinchables ocupaban buena parte de la Aira das Mantas, que se encuentra camino de la Praza das Poldas, donde los chavales y disfrutaron con la pesca de patos en una pequeña piscina y de un hinchable con juegos de luces.

A medida que avanzaba la mañana, las atracciones se iban llenando de pequeños, vigilados de cerca por sus familiares y según fuentes de la organización, se recogieron más de 250 invitaciones para participar en la fiesta, a las que habría que sumar un número similar de padres, madres y otros familiares que acompañaban a los más pequeños, así como vecinos que se acercaban hasta la zona atraídos por la música y el ambiente de algarabía que se hacía notar por todos los rincones de Maceda. Junto a ellos, una veintena de miembros de la organización, doce de ellos monitores, que se ocuparon de atender las atracciones y velar para que todo transcurriera con éxito. Como así ha sido, pues la gente se hacía eco de la grata impresión que les había producido la fiesta y lo bien que se lo habían pasado los niños. Una impresión que también trasladaba el alcalde de la localidad, Rubén Quintas, quien acompañó a sus hijos por las atracciones y calificó la jornada de "espectacular, en todos los sentidos, desde la mañana de sol y sin excesivo calor, a la variedad y diversión que ofreció la Fiesta, con los niños y sus padres encantados".