ROBOS EN EL RURAL

Dos nuevos robos en viviendas encienden alarmas en el rural

Los ladrones regresaron a Vilaza (Monterrei) y sustrajeron 500 euros en efectivo y varias joyas

Una céntrica calle de Vilaza, donde los ladrones perpetraron otros dos robos de dinero y joyas.
Una céntrica calle de Vilaza, donde los ladrones perpetraron otros dos robos de dinero y joyas.
Dos nuevos robos en viviendas encienden alarmas en el rural

Los ladrones de dinero y joyas regresaron en la madrugada del jueves a la localidad de Vilaza (Monterrei) y asaltaron otras dos casas, situadas en la margen izquierda de la carretera que conduce a Albarellos.

En una de las viviendas aprovecharon que la dueña estaba en Ourense atendiendo a un familiar enfermo y sustrajeron 500 euros en efectivo y joyas por valor de 1.000 euros. En la otra, los propietarios la utilizan para pasar las vacaciones y los ladrones al no encontrar dinero ni joyas, según pudo saber este periódico, se marcharon sin llevar ningún objeto. En ambos casos, los delincuentes accedieron al interior forzando una ventana.

Estos dos últimos robos generaron alarma entre los vecinos de la localidad y resto de la comarca, que temen que los ladrones regresen y perpetren nuevo asaltos.

Vilaza ya fue escenario el pasado 5 de diciembre de otros cuatro robos en viviendas, en los que los ladrones se apoderaron de dinero y joyas. En dos de los inmuebles había personas en el interior, pero no se enteraron de la entrada de los asaltantes. Entonces, los cuatro robos fueron los primeros de una "oleada" de asaltos que continúo en viviendas de Verín, Castrelo do Val, Vilardevós, Allariz, Amoeiro, Carballiño y sobre todo Pereiro de Aguiar y Barbadás. Ese último municipio fue el más castigado con una veintena de robos. En todos ellos, los delincuentes solo sustrajeron dinero en efectivo y joyas.

Reforzar vigilancia

La Guardia Civil, nada más tener conocimiento de los dos nuevos asaltos de Vilaza, acudió de inmediato al lugar con el objetivo de recabar huellas que permitan identificar a los ladrones.

Los dos robos encendieron la alarma en los acuartelamientos del instituto armado ante la sospecha de los asaltantes accedan a más inmuebles. Los agentes decidieron reforzar la vigilancia, sobre todo entre las 15,00 y las 23,00 horas, que es cuando suelen ejecutar los robos.

Los dos robos en Vilaza se registran cuando la Guardia Civil acababa de impartir una clases entre los vecinos para darles unas instrucciones básicas para prevenirlos y cómo actuar ante los ladrones.

Banda con informadores en la provincia

Los dos robos fueron perpetrados cuando otro vecino de Outeiro (Punxín), Manuel Vázquez, denunció ante la Guardia Civil la sustracción de 60.000 euros y joyas por valor de 7.000. En este caso,  como dio a conocer ayer este periódico, los ladrones entraron en la vivienda  entre las cuatro de la tarde y las diez de la noche del pasado día 7 cuando la víctima se había ausentado. También accedieron  forzando una ventana.

Fuentes de la Guardia Civil insistían ayer que los ladrones que perpetraron el robo en Punxín no son los mismos que los que asaltaron las dos viviendas de Vilaza. Eso sí, las mismas fuentes, no descartan que los ladrones estén integrados en una banda perfectamente estructurada para ejecutar los robos, que cuenta con informadores en la provincia, que son los que vigilan y escogen las viviendas . Sospechan que la banda tiene a sus dirigentes  en otras provincias.