TRÁFICO - OURENSE

Las obras dificultan el tráfico en la autovía de las Rías Baixas

Los trabajos, en pleno verano, provocan retenciones de vehículos dada la alta intensidad circulatoria

Las obras dificultan el tráfico en la autovía de las Rías Baixas

El bacheado de socavones, la renovación de vallas quitamiedos y los desbroces de maleza cortan a diario tramos de un carril de la autovía A-52 (Benavente-Porriño), lo que genera retenciones y tráfico lento. Desde que comenzó julio, los cortes se suceden en la comarca de A Limia, Allariz, Taboadela y Ribadavia. Ayer, cuatro operarios se afanaban en cambiar vallas protectoras en Sandiás y en Taboadela. Los trabajadores instalan numerosos pivotes, a partir de las ocho de la mañana, para advertir de las obras, que obligan a los conductores a reducir la velocidad a menos de 100 kilómetros a la hora. Los trabajos se prolongan hasta primera hora de la tarde.

La situación no solamente afecta a la provincia de Ourense. Fomento cortó el pasado lunes los dos carriles de la vía de alta capacidad, en sentido Vigo, a la altura de Ponteareas. Los conductores deben circular por el otro sentido, pero la alta intensidad circulatoria que se registra estos días a causa de los desplazamientos por vacaciones, genera largos atascos. "Hay trabajos que solo se pueden realizar cuando la climatología lo permite", afirman en Fomento.

La situación genera críticas entre los conductores. "Las obras ya deberían estar planeadas y realizarlas cuando hay menos desplazamientos", apuntaba el camionero Rogelio Álvarez, mientras repostaba en la gasolinera de Rante (San Cibrao). 


Operación salida con más de dos millones de coches


Los trabajos se llevan a cabo cuando Tráfico perfila la vigilancia de la operación salida de la segunda quincena de julio. Se estima que por la autovía A-52 circulen más de dos millones de vehículos a mayores del tráfico habitual durante este mes, por motivo del período de vacaciones estivales.