POLÍTICA - OURENSE

La oposición, pesimista con el futuro ourensano

Mientras el alcalde asegura que la ciudad está mejor que en 2015, sus rivales políticos tienen una visión radicalmente opuesta

La oposición, pesimista con el futuro ourensano

Mientras el alcalde de Ourense, Jesús Vázquez, afronta con optimismo lo que resta de mandato, asegurando que se seguirán desbloqueando actuaciones muy demandadas por la ciudadanía, desde el resto de grupos políticos la visión es muy distinta, cundiendo el pesimismo con el futuro de la ciudad y los resultados de los casi nueve meses que restan hasta las elecciones.

"La situación es excepcional, tras tres años y medio de retroceso, y de ahí que entendamos que nuestra acción política debe ir encaminada a espabilar al gobierno y aumentar la fiscalización sobre él, porque estamos muy preocupados", destaca el portavoz del PSOE, José Ángel Vázquez Barquero, que apunta que "no veo al gobierno con actitud para que las cosas salgan adelante".

En una línea similar se manifiesta el portavoz de Ourense en Común, Martiño Xosé Vázquez, que habla abiertamente de un "mandato perdido no que nos quedamos catro anos atrás respecto ó resto de cidades". El líder de la marea augura "fogos de artificio con algunha pequena intervención para facer campaña", pero afirma que "ningún gran proxecto sairá".

Entre las fuerzas sin representación en el Concello, el candidato a la Alcaldía del BNG, Luis Seara, considera que "a mellor noticia é que cada vez queda menos para as eleccións", explicando que "falamos dun mandato perdido, sen orzamentos, PXOM ou ataques sistemáticos á cultura". Seara ve "imprescindible"que el BNG regrese al salón de plenos.

Por su parte, el responsable local de Compromiso por Galicia, Xosé Mosquera, habla de un "panorama deprimente", en la línea del resto de fuerzas, "porque a xestión nos últimos tres anos foi moi mala, algo que se ve en todo". El galleguista ve necesario que "outras opcións entren para resolver a situación".

Desde Adelante, Benito Iglesias indica que "es un gobierno municipal de fracaso permanente, sin capacidad de autocrítica y que siempre busca excusas para su deficiente gestión", sosteniendo que "falta estabilidad" tras incidir en la falta de PXOM y de presupuestos, "lo que nos resta futuro y credibilidad".

Por último, el secretario de Organización de Ciudadanos, Laureano Bermejo, apunta que "la gente empieza a darse cuenta de que este gobierno no ha funcionado", asegurando que "los grandes problemas siguen ahí porque el alcalde no negocia y el resto no tienen altura de miras".