TALENTO OURENSANO

Una ourensana, en el Olimpo de las mejores notas de Selectividad: 13,89 de 14

Siete centésimas separaron a Carmen Castrillo de la mejor nota del Selectivo en Galicia. Estudiará el doble grado de Derecho, Relaciones Laborales y RRHH: "Interésame moito a parte humana da empresa"

Carmen Castrillo Sotelo, en el Centro Comercial Ponte Vella.
Carmen Castrillo Sotelo, en el Centro Comercial Ponte Vella.
Una ourensana, en el Olimpo de las mejores notas de Selectividad: 13,89 de 14

Se llama Carmen Castrillo Sotelo, tiene 18 años y estudia en el colegio Maristas de Ourense. Hasta ahí, esta joven que acaba de regresar de un viaje de fin de curso a Palma de Mallorca, de donde ha regresado con una evidente afonía -"foi polo aire acondicionado do avión", explica-, no se diferenciaría de cualquier otra de su generación. La nota distintiva -y nunca mejor dicho- es ese 13,89 que ha conseguido en el examen de Selectivo, que la sitúa en el Olimpo de las mejores notas de la Comunidad gallega y a tan sólo siete centésimas de la mejor, el 13,96 de la ferrolana Lidia González.

Sus padres son de Vigo y tiene un hermano mayor, Nicolás, de 22 años, "que está estudando en Vigo Ingeniería Industrial. Tamén sacou moi boa nota, un 13,3", apunta esta estudiante modelo que, cuando se le pregunta por su secreto para alcanzar estas calificaciones, no duda en afirmar que "sempre  fun moi disciplinada". Y se explica: "Eu fago ballet e a miña profesora, Mirian Rodríguez, sempre me ensinou a importancia da disciplina, a constancia e non renderse nunca, así que eu teño sempre o reto  de dar o máximo; compito comigo mesma para superarme".

Está en el mundo de la danza desde los cinco años -toda una vida-, cuando su madre vio el letrero de la escuela de ballet al paso, cuando iba con su hija, y decidió inscribirla para probar si le gustaba. Ya no lo dejó.

Actualmente sigue los exámenes de la Royal Academy of Dance, que hace anualmente exámenes en Ourense. El último que realizó la sitúa en el nivel "avanzado, aínda que este ano non puiden presentarme". Y es que su dedicación fue prácticamente plena para preparar un examen de selectividad en el que tenía claro que quería obtener una buena calificación que le asegurara una plaza en la facultad que había escogido para formarse de cara a su futuro profesional.

Una decisión que ha ido variando a través de los años. Finalmente se ha decantado por la carrera de Derecho, Relaciones Laborales y Recursos Humanos, un doble grado que hay en Santiago de Compostela. Pero reconoce que "pasei por moitas fases; de feito, ata cuarto da ESO iba polo itinerario de Ciencias da Saúde porque  quería estudiar Farmacia". Después se interesaría por Filología Española, Periodismo, Comunicación Audiovisual... para terminar decantándose por una carrera de Derecho que "permitirame facer algo por cambiar a realidade. E o de Recursos Humanos porque me gusta moito a Economía que dei en segundo de Bacharelato, pero interésame moito máis a parte humana, que creo que é o máis importante nunha empresa".

Esta seguidora del Celta de Vigo -"gústame o fútbol, pero só velo, non son moi boa xogando", reconoce- tiene pocas dudas de que logrará plaza en la carrera deseada; su nota en el selectivo es difícil que la tengan muchos de los que se presentaron el pasado junio a las pruebas. Seguirá, por tanto, los pasos de sus progenitores, que son abogado y letrada de la administración de justicia. De momento, lo que toca es "descansar".


Su afición favorita es la escritura y ya cuenta con dos premios literarios


La principal pasión de esta joven estudiante es "escribir". Ahora se ha centrado sobre todo en la poesía, pero curiosamente el reconocimiento le ha llegado por su obra narrativa, con dos premios, un primero y un segundo puesto en sendos certámenes celebrados en Ourense y A Coruña.

"O primeiro deles estaba convocado pola Policía Local, creo recordar, e era un certamen no que había que presentar un relato en 10 folios sobre o acoso", explica Castrillo Sotelo.

Además, quedó segunda en el certamen organizado por la asociación coruñesa O Facho. "Este era de temática libre e no seu momento creo que o gañou Manuel Rivas. O premio conseguino cun relato en torno a unha moza que sufría amnesia repentina", recuerda.

En cuanto a sus proyectos más inmediatos, "este ano non puiden escribir moito porque foi un curso moi agobiante, pero estou compendiando un poemario e a ver si preséntoo nalgún concurso".