VIOLENCIA DE GÉNERO

Un ourensano rompió una orden de alejamiento, entró en la casa de la víctima y se puso a comer

El acusado, que fue sorprendido por la víctima en la casa, se enfrenta a nueve meses de prisión por romper la condena

Un ourensano rompió una orden de alejamiento, entró en la casa de la víctima y se puso a comer

Daniel S.G., de 40 años, se enfrenta a nueve meses y un día de prisión por un delito de quebrantamiento de condena al entrar a comer y recoger enseres en la vivienda de una vecina de Pereiro de Aguiar cuando tenía prohibido acercarse a ella. La propia mujer lo sorprendió en el interior del inmueble, lo que provocó que acto seguido se diera a la fuga.

La condena la instó ayer el fiscal durante la vista oral celebrada en el Juzgado de lo Penal por unos hechos que ocurrieron poco antes de las cinco de la tarde del 9 de julio del 2016.

El acusado había sido condenado en sentencia firme por el Juzgado de Instrucción 1 de Ourense dos meses antes, en mayo del 2016, por un delito leve de coacciones a la pena de 30 días de multa y a la prohibición de acercar a la vecina o comunicarse con ella por cualquier medio durante un período de seis meses. Según expuso el ministerio público, en la tarde del 9 de julio sin causa que lo justificara entró en el domicilio de la mujer y se puso a comer y cogió varios enseres. Cuando no había aún terminado la comida, apareció la víctima, lo que provocó que él abandonara el inmueble, aunque terminó siendo detenido ese mismo día por  las fuerzas de seguridad. Inicialmente, la  policía  también le imputaba un delito de robo con fuerza en las cosas, pero según recoge el escrito de acusación,  se terminó interesando  el sobreseimiento provisional de esta infracción al no existir elementos suficientes para ejercer la acusación.

El juicio quedó visto para sentencia. La fiscalía solicitaba inicialmente un año de prisión por el quebrantamiento de condena.