POLÍTICA

Pablo Simón: "Los políticos parecen funambulistas en un alambre"

El prestigioso analista cree que los alcaldes "deberían estar contentos" sin el "superdomingo"

Pablo Simón, durante su charla en la sede del PP. (JOSÉ PAZ)
Pablo Simón, durante su charla en la sede del PP. (JOSÉ PAZ)
Pablo Simón: "Los políticos parecen funambulistas en un alambre"

"Es un quebradero de cabeza, pero también se disfruta", así valora el prestigioso analista político Pablo Simón (profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid y doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universitat Pompeu Fabra) el escenario al que se enfrenta España con el carrusel de elecciones en abril y mayo. El politológo atendió a La Región aprovechando su visita a Ourense para participar en la escuela de formación Roberto Padilla, actividad organizada por Novas Xeracións, la asociación juvenil del PP.

Simón pone el foco en la gran cantidad de acontecimientos que han sacudido a la política española en el último lustro, que ha derivado en la convulsión actual. "En cuatro años han pasado más cosas que en 20, por lo que hay que asumir que esa inestabilidad está con nosotros y convivir con ella", indica el experto, animando a los representantes políticos a dar normalidad a los gobiernos de coalición.

"Muchas autonomías y ayuntamientos llevan tiempo así y es algo normal. La izquierda ya lo sabía, bienvenida la derecha al multipartidismo", destaca Simón, que recuerda el habitual mensaje del PP hasta ahora de "pactos de perdedores o acuerdos de despacho" cuando no gobernaba la lista más votada.
"Era un discurso tremendamente dañino que tienen que tragarse, de quita y pon. Lo decían porque era la fuerza hegemónica, pero ahora necesitan acuerdos y les encantan los pactos", añade.

"No estoy de acuerdo con esa nostalgia de que los líderes del pasado eran mejores porque sí, me parece un discurso vacío"

Ante la pregunta de si contamos con los líderes adecuados en las principales fuerzas para llevar la batuta en un escenario tan fragmentado, Simón cree que el continuo clima electoral no ayuda.

"No estoy de acuerdo con esa nostalgia de que los líderes del pasado eran mejores porque sí, me parece un discurso vacío, pero sí que es cierto ahora vivimos en una especie de turbopolítica, en la que es imposible fijar la atención, saltando de noticia en noticia sin hablar de los temas de fondo, son como funambulistas en el alambre, pendientes unos de otros y con una mirada a corto plazo", comenta.

Sobre la fecha fijada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para las Elecciones Generales, el experto considera que "ha elegido la menos mala" para sus intereses, "ya que puede mantener su narrativa del bloqueo presupuestario y tendrá a todos sus barones volcados, dado que un mes después se la jugarán en sus territorios". El politólogo apunta también que "la moción de censura ha salvado al PSOE, que antes de ella estaba perdido y ha vuelto a la carrera, con una oportunidad que antes no tenía".

" Hay que reformar nuestras instituciones, cuya legitimidad se ha destruido con la crisis"

Augura Pablo Simón, por tanto, mejores resultados para PSOE, Ciudadanos y Vox y una caída para PP y Podemos, aunque el efecto final, dada la división por circunscripciones provinciales, es una total incógnita para él. "Nunca vivimos un escenario en el que en las pequeñas y medianas circunscripciones, como puede ser Ourense, la derecha estuviese tan dividida, algo que siempre había penalizado a la izquierda. Eso podría llevar a la sorpresa de que el PSOE fuera el más votado en muchas, será un elemento clave", explica.

Sobre la cercanía de generales y municipales, Simón opina que los alcaldes "deberían estar contentos", valorando que "dará tiempo a olvidar y separar ambos comicios, lo que no sucedería si fueran al revés, ya que las municipales y autonómicas serían como una primera vuelta".

Por último, Pablo Simón aboga por "reformar nuestras instituciones, cuya legitimidad se ha destruido con la crisis", haciendo alusión al juicio del "procés". Precisamente, ante el conflicto catalán, reclama la búsqueda de una solución política.