ENTREVISTA

"El papel de las diputaciones y los ayuntamientos es imprescindible"

Isaura Leal es la comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico y se enfrenta al reto de ofrecer un futuro en provincias como la ourensana, que pierde población y vida en el rural

Isaura Leal, en su despacho.
Isaura Leal, en su despacho.
"El papel de las diputaciones y los ayuntamientos es imprescindible"

Aunque su carné de identidad pone que Valencia es su lugar de nacimiento, Isaura Leal deja claro desde un primer momento que sus raíces están muy cerca de Ourense, en la aldea de Sarceda, en el ayuntamiento lucense de Castroverde. Reitera lo de aldea, con solo cinco casas, lo que le da una visión muy clara del reto al que se enfrenta, que no es otro que ofrecer un futuro a un país que se hace mayor y que, en provincias como la ourensana, pierde población y vida en el rural.

Con estos datos, entiendo que conoce bien la realidad a la que se enfrenta.

No solamente procedo de allí, sino que hago mucha vida familiar y mantenemos la casa de mis abuelos. Nací de forma coyuntural en Valencia, donde estaba destinado mi padre. Luego me fui para Lugo. Noto la morriña.

¿Le cayó un marrón encima?

Cuando me comunican la designación, no digo que me han nombrado, sino que me han dado un reto. El nombre no puede ser más apropiado. Es un tema en los que merece la pena trabajar e implicarse.

¿Está poco dotado el órgano?

Cuento con el apoyo firme y decidido del presidente del Gobierno y de la ministra de Política Territorial. Otros ministerios, como Economía y Agricultura, también están ahí. Es necesario abordar las reformas para transformar la economía y la sociedad para dar respuesta a estos retos.

¿Estamos a tiempo de encontrar una solución?

El reto que tenemos es que o afrontamos de una manera efectiva, con responsabilidad de todas las administraciones públicas implicadas, el problema o corremos el riesgo de dejar en el abandono una parte muy importante de Galicia y España. 

Lo que sí parece un logro es que forme parte de la agenda de los líderes políticos.

Es un éxito colectivo de todos, no es un tema menor, meter en la agenda política, en proyecto de país y de Estado, las soluciones para hacer frente al envejecimiento, a la despoblación y a la dispersión.

¿Llegó a hablar con la anterior comisionada, Miri Barreira? ¿Había trabajo hecho?

Sí, nos vimos en dos ocasiones. La Conferencia de Presidentes había marcado unos plazos para presentar la estrategia general, hacerlo en 2017. También se tenía que haber presentado un modelo de financiación autonómico y local pero el Gobierno de Mariano Rajoy no hizo ninguna de las dos cosas. Nosotros hemos llegado al Gobierno en junio y hemos asumido los compromisos para cumplirlos en esta legislatura.

¿Qué compromisos?

La estrategia nacional. De hecho, durante estas ocho semanas que llevo en el Comisionado he mantenido numerosos encuentros con responsables autonómicos y locales. La próxima semana convocaremos el grupo de comunidades autónomas y el interministerial con la ministra Meritxell Batet. Abordaremos el plan de trabajo y las actuaciones que vamos a desarrollar.

A nadie se le escapa que hace falta dotación económica. ¿La habrá?

El ministro de Agricultura decía ayer (por el miércoles, ya que la entrevista se hizo el jueves) que el reto demográfico requería un pacto de Estado de una dimensión que abarca varias legislaturas y que hay que implicar recursos económicos, los gobiernos locales, autonómicos y de España, pero también de la Unión Europea. Yo encuentro en mis compañeros la conciencia de que el reto demográfico es una prioridad social y económica. Si Pedro Sánchez lo ha asumido, es una garantía para sacar la estrategia nacional.

Las noticias desde Bruselas no son muy halagüeñas.

La voluntad del presidente Pedro Sánchez es de impulso y liderazgo en el tema demográfico y también en Bruselas llevaremos esta posición para conseguir recursos frente a la despoblación.

Hay muchas provincias afectadas. ¿Se corre el riesgo de una lucha en solitario de cada territorio?

Si utilizamos datos objetivos, el 53% del territorio está afectado por un grave riesgo demográfico, es que es un problema de Estado, a todos nos afecta en mayor o menor medida. Es importante hacer una reflexión sobre el papel de la mujer a la hora de evaluar los movimientos de población. Es una lucha contra la desigualdad, para buscar oportunidades, lo que lleva a la gente a moverse. El papel de la mujer está siendo determinante. A pesar de que hay más mujeres, los territorios que sufren un mayor riesgo de futuro están masculinizados, con mujeres mayores de 65 años.

¿Y cómo se generan oportunidades?

Las políticas públicas a incentivar deben ser de carácter económico, social, pero siempre buscando que los que viven o regresan puedan hacerlo en igualdad de oportunidades que aquellos en núcleos urbanos, con los mismos servicios.

Pero algo básico como internet es una quimera.

Desde el Comisionado consideramos que hay una medida preferente, garantizar una conectividad adecuada para todos en cualquier lugar en el que vivan. La banda ancha y cobertura móvil debe ser un derecho.

¿Y las infraestructuras?

Se ha mejorado mucho, pero hay que dar continuidad a nuevas inversiones.

¿Hay que dar más competencias a las administraciones locales en este tema?

El papel de diputaciones y ayuntamientos es clave en muchas políticas públicas, pero si hablamos de esto, su rol es imprescindible. 

Conocen esa realidad.

Efectivamente. Porque a la hora de prestar los servicios los adaptan a las necesidades de su ciudadanía.

Saturar las zonas urbanas tampoco es positivo.

Si toda la población española se sitúa en determinadas zonas y condenamos al 10% restante a vivir en un territorio en riesgo de supervivencia, el sobrecoste social pone en cuestión nuestro modelo de cohesión y convivencia.

¿Teme que la inestabilidad política juegue en contra de este reto?

Creo que en este caso todos estamos en la misma dirección. Todos los presidentes que visitan a Pedro Sánchez colocan en la reunión el tema demográfico. Ya hay una base para el acuerdo y el consenso. Si identificamos los problemas, alcanzaremos las soluciones. Es afrontar una situación que pone en riesgo nuestro futuro, de equidad.

¿Se reunirá con representantes ourensanos?

Permanezco en una escucha activa. En las próximas semanas estaré en Galicia.