PENSIONES

Los pensionistas ourensanos ingresarán este año entre 150 y 220 euros más que en 2017

El 27 de julio recibieron los atrasos desde enero, que supusieron un gasto para el Gobierno de 10,9 millones de euros

Un grupo de personas descansa en el parque de San Lázaro.
Un grupo de personas descansa en el parque de San Lázaro.
Los pensionistas ourensanos ingresarán este año entre 150 y 220 euros más que en 2017

Los 108.503 pensionistas ourensanos ya han recibido el pago de atrasos desde el mes de enero, lo que supone una importante inyección de dinero para las arcas de la economía provincial, y contará, a partir de ahora, con entre nueve y 15 euros al mes más que hasta el año pasado. Así, el incremento supondrá  que los pensionistas ourensanos acabarán este año con entre 150 y 220 euros más en sus bolsillos que el año pasado. 

Según los últimos datos de la Seguridad Social, Ourense sigue siendo la única provincia que mantiene la proporción exacta de un pensionista por cada cotizante, cuando la media española –pese a caer de forma contundente– es de dos trabajadores por pensionista.  Es por ello que cualquier incremento, especialmente en las pensiones más bajas, hace que tenga una importancia manifiesta en una provincia en la que las pensiones son el sustento principal de un tercio de los hogares.  


CARÁCTER RETROACTIVO


Este pasado 27 de julio, los beneficiarios que no cobran la pensión mínima recibieron una subida del 1,35% –la diferencia entre el 1,6% de la nueva revalorización y el 0,25% que ya se había aplicado a principios de año– en sus prestaciones, en la línea de las estimaciones del Índice de Precios de Consumo (IPC), con carácter retroactivo, lo que ha supuesto un ingreso extra medio de 74 euros, incluyendo los atrasos de enero a julio y también la revalorización de la paga extra.

El montante más alto lo han recibido los perceptores de pensiones mínimas, que son más de 41.000 ourensanos, el 37% del total. Estos han percibido los ingresos extra abonados por el  Gobierno con un alza del 2,75% –al recibir una mejora del 3%, a la que hay que restar el 0,25% ya aplicado en enero–. Con esto, recibieron en julio un alza media de 125 euros en concepto de atrasos.

 El pago del total de los atrasos a todos los pensionistas ourensanos ha supuesto a las arcas del Estado un total de 10,9 millones de euros. A estas cifras, habría que incluir también el coste del alza en las pensiones no contributivas –5.787 perceptores ourensanos de las mismas–, que se han revalorizado un 3%. 

Las prestaciones se incrementaron al inicio del año 2018 el 0,25% que marca el índice de revalorización de las pensiones introducido en 2013. Esta cantidad estaba lejos de la inflación estimada para todo el año, lo que provocó que miles de jubilados se lanzasen a las calles reclamando una subida en consonancia al IPC. Finalmente, consiguieron que dicha medida se incluyese en los Presupuestos Generales del Estado. 


ESPALDARAZO


La nueva revalorización, más allá del cobro de los atrasos, supone un importante espaldarazo para la economía ourensana. Así, a partir de este mes la media de las pensiones mínimas se incrementa de los 567,29 euros actuales hasta 582; mientras que en el resto de pensiones el incremento será de algo más de 9 euros de media, pasando de los 685,11 euros a los 694,35 a partir de ahora.