SITUACIÓN CULTURAL

La pérdida de eventos supone también un agujero económico

Las actividades asociadas a la cultura mantienen en la provincia 1.600 afiliados a la Seguridad Social

Imagen de una de las actividades de ediciones pasadas del Festival de Cine.
Imagen de una de las actividades de ediciones pasadas del Festival de Cine.
La pérdida de eventos supone también un agujero económico

Si la ciudad deja escapar parte de sus eventos culturales, está dejando ir también una posibilidad de promoción, de atracción turística y de retorno económico. A esa conclusión llegan personas de diferentes ámbitos relacionados con la empresa o el turismo. Las propias actividades culturales son un nicho sociolaboral importante, como lo demuestran los datos de la Seguridad Social. En la actualidad en las diferentes actividades relacionadas con la cultura trabajan en torno a 1.600 personas. Pero, indirectamente, empuja a otros sectores, como por ejemplo el turismo cultural, el comercio local o la hostelería.

José Antonio Fraiz, coordinador del máster de Turismo de la Universidad de Vigo, indica que "eventos como el festival de cine y otros de la ciudad tienen repercusión mediática, promocionan la ciudad y atraen a personas interesadas por ese evento". Añade que "las instituciones deberían anticiparse y valorar los problemas que supone perder eventos que dejan retorno en la ciudad". Algunos, caso del Outono Fotográfico, con más de 30 ediciones.

La importancia laboral de la cultura se puede equiparar a otras muchas actividades empresariales en la provincia. Con más de 1.600 afiliaciones equipara sus cifras con sectores como la fabricación de productos metálicos (1.456), ingeniería civil  (1.048), actividades de servicios sociales sin alojamiento (1.376) o fabricación de remolques o semirremolques (1.350). 

El conjunto de actividades laborales que se relacionan con la cultura en Ourense habían sorteado con cierta soltura la crisis y se están remontando. Quizá uno de los ejemplos paradigmáticos sea el epígrafe de actividades de creación, artísticas y espectáculos, que ha pasado de 132 afiliaciones en el 2009 a las 244 de junio de este año.

"Es un sector que más que generar trabajo en empresas lo hace fundamentalmente en autónomos", indica David Martínez, presidente de los empresarios autónomos de Ourense. Como reflexión general sostiene que "si un evento se pierde, es una actividad que se pierde", si bien es partidario de que las administraciones que organizan los eventos "tengan claro qué es lo que están apoyando o dejan de apoyar y el retorno económico que también deja".

La ciudad lleva años considerando estratégica la cultura como uno de los elementos distintivos para darle valor. Luis Rivera, presidente de los comerciantes del centro urbano no duda en afirmar que si Ourense deja el Outono Fotográfico, el Festival de Cine o el FITO —entre otras iniciativas— "estamos perdiendo la esencia". Cree que "no se entiende cómo otras ciudades o villas mucho más pequeñas programan eventos culturales de diferente tipo, Ourense puede dejar escapar actividades ya muy consolidadas". 

Apela "a la imaginación" de las administraciones para solventar los problemas administrativos y percibe también "hasta qué punto algunos eventos dependen de las subvenciones públicas para subsistir". Rivera apuesta también por implicar "a las empresas privadas, que muchas de ellas están patrocinando eventos fuera de Ourense".

Xan Rodríguez, arquitecto y miembro del colectivo cultural O Sorriso de Daniel, percibe que "Ourense non se pode permitir deixar de facer eventos importantes, en todo caso filtrar aqueles que non sexan aconsellables, pero non poden quedar as boas no tinteiro".

Mientras, muchos autónomos o micropymes pierden parte de su mercado. Al lado, Ourense dejar ir actividad indirecta en otros sectores y capacidad de atracción como marca turística. 


Un notable activo turístico que deja sobre 10.000 visitas


El turismo cultural es una de las motivaciones que lleva a una persona a un viaje. Es, además, un atractivo no sujeto a estacionalización y que proporciona actividad en meses con escaso tirón. Por ejemplo, noviembre es el mes reservado para el Festival de Cine, el Outono Fotográfico o el San Martiño.

El Instituto Nacional de Estadística certifica que en noviembre del pasado año pasaron por los hoteles de la ciudad 8.485 personas, sin duda parte atraídas por alguno de esos eventos. Pero, un año antes la cifra era de 9.763. Durante el mes del último Entroido se quedaron en la ciudad 8.017 personas. En junio, fechas de eventos como las fiestas de la ciudad o el Rally de Ourense, pernoctaron en los hoteles urbanos 11.019 personas. Los máximos se dan en julio y agosto, con medias de 12.000 y 15.000  respectivamente.


Las opiniones


Ourense. 01-12-16. Local. Entrevista a Jose Antonio Fraiz.Foto: Xesús FariñasJosé Antonio Fraiz, del Master de Turismo: "Las instituciones deberían anticiparse y valorar la pérdida que supone"


 

David Martínez, Presidente de autónomos: "Es un sector que más que generar trabajo a empresas lo hace a autónomos"


Xan Rodríguez, O Sorriso do Daniel: "Ourense non se pode permitir deixar de facer eventos importantes"


Luis Rivera, presidente del CCA: "Otras ciudades y villas pequeñas hacen eventos Ourense. 25-11-15. Local. Entrevista a Luis Rivera.Foto: Xesús Fariñasy Ourense las deja escapar"