MEDIO AMBIENTE

El Plan Hidrológico recibió 375 alegaciones entre enero y junio

Finalizado el período de consulta, la Confederación Hidrográfica espera que entre en vigor en 2016

El embalse de As Conchas, en Muíños, tiene altos niveles de hidrocarburos
El embalse de As Conchas, en Muíños, tiene altos niveles de hidrocarburos
El Plan Hidrológico recibió 375 alegaciones entre enero y junio

El Plan Hidrológico 2015-2021 que regulará las actuaciones en las cuencas de los ríos ourensanos durante ese período recibió un total de 79 alegaciones, que incluyen 375 observaciones durante el plazo de consulta pública al que fue sometido entre el 31 de diciembre de 2014 y el 30 de junio del presente año.

Las entidades que mayor número de observaciones formularon fueron la Asociación Galega de Investigadores da Auga (Agaia), que realizó 109 –el 29% del total–, el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), que firmó 45, y la Sociedade Galega de Historia Natural, con 22. Entre las 79 organizaciones y administraciones públicas que participaron en el proceso se encuentran empresas eléctricas como Gas Natural Fenosa, Iberdrola y Endesa, productores más pequeños, como Allarluz e Hidroeléctricas La Merca, asociaciones de pizarristas y propietarios de balnearios, comunidades de agua, concellos y siete particulares. Cinco de éstas provienen de vecinos de Seoane do Caurel, que solicitan que se limite la protección del río Lor a un tramo concreto. Los redactores del Plan rechazan la propuesta y señalan que la protección se extenderá "a toda la masa de agua".

Una vez completado el período de consulta y registradas las respuestas a cada una de las observaciones, el Plan está listo para su ratificación definitiva. La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil fue el primer organismo regulador en España en aprobar su plan de gestión –lo hizo en 2013– para adaptarse a la Directiva Marco del Agua. Tras el período de consulta pública, ya está listo el expediente de evaluación ambiental, que incluye la propuesta final del plan y el plan de gestión de riesgo de inundación así como el resultado de la información pública y de las consultas. De tal modo que a final de año pueda aprobarse definitivamente el Plan Hidrológico de la parte española de la Demarcación Hidrográfica del Miño-Sil, que entraría en vigor en enero. Cuando se remate, habrá pasado cuatro años y medio desde que en junio de 2011 –bajo la anterior presidencia– arrancó el procedimiento con la consulta pública de la evaluación preliminar del riesgo de inundación.

Entre las observaciones finalmente aceptadas se encuentra una de la Sociedade Galega de Historia Natural que solicita que el plan incluya "el análisis sistemático de las concentraciones de hidrocarburos aromáticos policíclicos en los sedimentos de todas las masas de agua" para evaluar riesgos y en la que se hace mención a estudios en diferentes embalses, entre ellos, el de As Conchas (río Limia). Advierte el autor de la observación que en análisis de huevos de un ave que anida en arenales del litoral, "investigadores de las Universidades de Santiago de Compostela y de Aveiro encontraron que los niveles de estos hidrocarburos tras la oleada de incendios de 2006 eran cinco veces superiores a los detectados por la marea negra del Prestige".


Río Limia

Otra de las observaciones aceptadas, también a propuesta de la Sociedade Galega de Historia Natural, advierte que de las 272 masas de agua de la Demarcación –el 14%– no cumplen "los objetivos de buen estado ecológico y químico comprometidos", y que la situación es especialmente grave en el Sistema de Explotación del Limia, en el que nueve de las 21 masas no cumplen los criterios. En su respuesta, los responsables del plan reconocen que desde la aprobación del documento en 2013 "sólo han pasado dos años en los que, debido a la situación presupuestaria y al tiempo transcurrido, no ha sido posible implementar todas las medidas", y añaden que "es posible que se necesite más tiempo para revertir el estado de distintas masas de agua".

En la observación que realiza Hidroléctricas La Merca aporta un informe sobre el estado ecológico del tramo afectado por el plan en el río Arnoia y sobre jaulas trampa en la escala de peces para que se tenga en cuenta en el proceso de concertación de los caudales ecológicos con los distintos autores. En su respuesta, la Confederación emplaza a la empresa para "futuras reuniones de concertación a partir del mes de septiembre".