FUGA

Sin rastro del prófugo de Pereiro tras un mes

Las fuerzas de seguridad difunden una imagen actualizada de Iglesias Espiño

Fernando Iglesias Espiño.
Fernando Iglesias Espiño.
Sin rastro del prófugo de Pereiro tras un mes

Este martes se cumple un mes desde que la prisión de Pereiro de Aguiar le perdió la pista a uno de sus presos con delitos más graves. Fernando Iglesias Espiño, de 63 años, condenado por matar en 1996 a su mujer y dos hijos en Las Palmas, salió de permiso el 11 de agosto y no regresó el 13, tal como tenía estipulado.

Aunque fue condenado a 54 años de prisión por el triple asesinato, su pena expiraba el 9 de octubre de 2021 porque, según el Código Penal aplicado, el máximo son 25 años.

 Desde el 11 de agosto, su paradero sigue siendo una incógnita pese a que las fuerzas de seguridad, que tardaron días en conocer el quebrantamiento de condena, trabajan con la hipótesis de que no está en Ourense. La pista de Portugal incluso cobra fuerza.

Aunque en un primer momento se barajó la opción de que no hubiera regresado al centro penitenciario de Pereiro por motivos ajenos a él, ya que sufre complicaciones coronarias, en estos momento esta opción ya no está entre las más plausibles. 

No obstante, Instituciones Penitenciarias, a través de la subdirectora general de Medio Abierto y de Penas, Miriam Tapia, se hacía eco de la extrañeza del caso teniendo en cuenta que Iglesias Espiño estaba en la recta final de su condena. Tapia recalcaba que este preso había pasado los controles de consumo de alcohol o drogas en el exterior. "Lo mismo ha ocurrido alguna fatalidad", decía.

Hacía tiempo que disfrutaba de permisos carcelarios todos los fines de semana en tanto que, según la información facilitada desde la Subdelegación del Gobierno de Ourense, "estaba clasificado en tercer grado, en regimen abierto".

El delito por el que fue penado ocurrió en el barrio de Jimánar el 17 de octubre de 1996. Taxista, oriundo de Pontevedra y con graves problemas de alcoholismo, tenía prohibida la entrada al domicilio familiar pero hizo caso omiso a la orden judicial.  Degolló a su mujer con un cuchillo y posteriormente mató a su hija de 18 años y su hijo de 12.