EN LA CIUDAD

Policías en la batalla política

Las reivindicaciones del SPPME han colocado en el sindicato en el centro de la batalla política, con un gobierno que acentúa sus críticas al colectivo y que llegan ahora a la oposición, que ve una cortina de humo

Policías en la batalla política

Un sindicato de la Policía Local de Ourense, el SPPME, se ha colocado inesperadamente en el centro de la vida política en los últimos días tras las alegaciones presentadas a un paquete de modificaciones de crédito aprobado en octubre por el gobierno local y que pretendía desbloquear el pago atrasado de convenios con entidades sociales, culturales o reparar los contenedores soterrados.

Un procedimiento totalmente lícito, al estar los expedientes en fase de exposición pública, pero que retrasa la aprobación definitiva y, según aseguran diferentes miembros del gobierno, impedirá disponer del dinero y ejecutar los proyectos hasta mediados del próximo año, ha provocado que los concejales del PP suban el tono de sus críticas.

"Queda demostrada la catadura moral del sindicato, con un burdo empeño de coaccionar ó goberno e provocar que asociacións poidan verse abocadas ó peche", dijo Ana Morenza. Más duro fue el portavoz del gobierno, José Araújo, que cuestionó la labor que desempeñan algunos de los agentes que conforman el sindicato y sus acciones. "Non entro a valorar a labor sindical, cuestiono só ó SPPME. Estamos nun país democrático e isto que fan se asemella máis a alguén que quere que se salten normas. Que necesidade teñen de bloquear, por exemplo, a perreira municipal, non me entra na cabeza", señaló Araújo, que introdujo también en la ecuación a PSOE y Ourense en Común: "Que teñen que opinar de que se bloqueen axudas? Aválano?"

Esto no gustó nada a los grupos de la oposición, que entraron de pleno en la batalla a la que le citó Araújo. El portavoz del PSOE, José Ángel Vázquez Barquero, cuestiona la "satanización de un sindicato que hace su trabajo porque está en su derecho" y ve una maniobra de distracción en las manifestaciones de los concejales del PP.

"No son tolerables"

"A mí un sindicato me denunció y me tuvieron imputado en plena campaña, con uno de sus miembros en las listas del PP, no son tolerables las declaraciones de Araújo. Si estamos en esta situación (con el riesgo de no poder incorporar los fondos al presupuesto) no es por un sindicato, sino porque el alcalde y su equipo no hacen los deberes. Con unos presupuestos aprobados o elaborando antes las modificaciones de crédito, no andarían con prisas, pero hasta el 31 de diciembre tienen tiempo", destaca Barquero.

En la misma línea se pronuncia el líder de OUeC, Martiño Xosé Vázquez Mato, "canso" de que "todos teñan responsabilidade agás o que goberna". La marea recuerda argumentos como la jubilación del jefe de servicio de economía para retrasar el borrador presupuestario o los problemas con la cuenta 413. "Todo é culpa do resto e así estamos, case en 2018, cun goberno que oposita a ser o máis inútil da historia recente, vai camiño dos tres anos e a cidade está igual", resaltó Vázquez Mato, que defiende el "dereito democrático" del sindicato policial para presentar las propuestas que considera y anima, por otra parte, al gobierno local a sentarse en una mesa con el SPPME: "Se sabían que ían alegar, porque xa o fixeron, porque non cumpre o acordo plenario e se reúne con eles.