CONCELLO

Preocupación vecinal por el futuro del plan de obras de Ourense

Temor por si el retraso en la modificación de crédito impide ejecutar fondos

Preocupación vecinal por el futuro del plan de obras de Ourense

Los representantes de la Federación Limiar y la Agrupación Miño, que impulsaron el plan de inversiones del Concello de Ourense, no esconden su preocupación por la falta de noticias sobre la tramitación de la modificación de crédito necesaria para reanudar las actuaciones ya proyectadas, pero que necesitan de fondos para salir a concurso o ejecutarse.

El principal temor que manifiestan tanto Lorinda Fernández, de la Agrupación Miño, como Manuel Mosquera, de Limiar, es que la tramitación tardía de los expedientes para incorporar al presupuesto el superávit o el remanente generado, que asciende a unos 70 millones impida, como sucedió el año pasado, desarrollar los proyectos. El hecho de entrar en época preelectoral, a solo nueve meses de los comicios, también preocupa a las agrupaciones vecinales.

Según señalan desde el gobierno municipal, al estar en pleno mes de agosto, con el Concello bajo mínimos, es prácticamente imposible que en las próximas semanas puedan estar listos los expedientes de modificación de crédito que preparan las diferentes concejalías, que deben ser examinados por el órgano de Gestión Económica y fiscalizados por Intervención. Por ello, todo apunta a que será inviable que antes de septiembre se debatan estas cuestiones en pleno.

Al PP le quedaría, además, garantizarse el apoyo de DO o PSOE para tener la mayoría suficiente. En el caso del plan de obras, los socialistas parecen el único aliado posible, al haber puesto ya las condiciones, al entender que "los vecinos no pueden pagar la ineficiencia" de los populares, para sentarse a negociar con un gobierno que, consciente de su minoría, asegura que será flexible "por el bien de la ciudad".


Otros asuntos


Sin embargo, no solo la ejecución del plan de obras está pendiente de la incorporación de presupuesto, sino que el gobierno necesita liquidez para hacer frente a los convenios comprometidos con entidades y asociaciones vecinales, culturales, comerciales o sociales.

El pago de las ayudas correspondientes a 2017 no tendrá que pasar por pleno, dependiendo solo de la incorporación de los remanentes generados para dictar las providencias. Los acuerdos para este año sí deberán ser apoyados en pleno por la oposición. La intención del PP es incorporar a la lista de entidades beneficiarias a la surgida hace unos meses para ayudar a los niños con espectro autista.