FORO LA REGIÓN

“El primer amor que 
se debe encontrar 
es hacia uno mismo"

La psicóloga de pareja y escritora Mila Cahué presentará su libro "Amor del bueno", donde desgrana las claves de uno de los sentimientos más vinculados al ser humano

“El primer amor que 
se debe encontrar 
es hacia uno mismo"

La psicóloga de pareja y escritora Mila Cahué protagonizará hoy el Foro La Región, que se celebrará esta tarde a las 20,15 horas en el Centro Cultural "Marcos Valcárcel". Mila Cahue presentará su libro "Amor del bueno", donde desgrana las claves de uno de los sentimientos más vinculados al ser humano.



¿Qué es el amor para una experta sobre él?

Es una emoción que se da en el organismo y que, pese a todos los productos culturales que se han hecho alrededor de él, hay quienes no acaban de sentirlo a pesar de que creen que sí lo hacen. Hay gente que sufre experiencias muy dolorosas a las que llaman amor y que probablemente no lo es. El amor es un sentimiento, y el enamoramiento es la fuerza necesaria para conocer a una persona mejor, pero ésta sólo es la primera fase. Además, amar es una conducta que se enseña y que, como todas, se puede hacer mejor o peor.



¿Cree que ha evolucionado como concepto?

Al tratarse de un sentimiento, no. En todas las culturas, las consecuencias del amor bien practicado suelen ser positivas. Tanto en la edad media como en el siglo XXI, dos personas que se han querido bien han tenido y provocado los mismos sentimientos. Lo que pasa es que quererse bien en una época o en otra significa cosas distintas.



¿Qué debería hacer quien no encuentra el amor?

Lo primero que debe saber es qué está buscando, dónde lo está buscando y si es realista con sus expectativas sobre una relación de pareja. El primer amor que hay que encontrar es el propio: saber quererse, pelear la frustración, afrontar la vida y saber qué cosas hacen feliz o no a uno mismo. De este modo, cuando conozca a la persona adecuada, también sabrá hacerla feliz, ya que ya sabe lo que es hacer feliz a alguien. Por otra parte, también es importante hacer saber a la otra persona qué es lo que hace a uno feliz, porque una relación no es más que un intercambio recíproco de felicidad.