REPORTAJE - TURISMO

Recuerdos made in Ourense

Miles de turistas llegan a la ciudad cada año para descubrir sus joyas arquitectónicas, su paisaje, sus termas y su gastronomía local pero, ¿qué se llevan de vuelta a sus casas al finalizar el periplo? 

Susana Álvarez, de Tenda Artesana.; y Cardoso, de Las Acacias, posa con sus productos.
Susana Álvarez, de Tenda Artesana.; y Cardoso, de Las Acacias, posa con sus productos.
Recuerdos made in Ourense

Durante todo el año y, en especial en la época estival, la capital ourensana acoge a miles de turistas. El casco histórico, la zona termal, As Burgas o los puentes de la ciudad son algunos de los puntos más recorridos por los visitantes, que llegan con ganas de descubrir los tesoros escondidos de la ciudad. En el viaje de vuelta, muchos de ellos deciden llevarse algún detalle ourensano, ya sea para sí mismos o para regalar entre sus conocidos. Entre la oferta de souvenires y de establecimientos, el primer premio se lo llevan los dedales y los imanes. "Hace tiempo que la gente ha dejado de invertir dinero en piezas grandes, la verdad", explica Susana Álvarez, de Tenda Artesana. En su local, donde se pueden encontrar piezas realizadas por los usuarios de la Asociación Aixiña, hay desde piezas más grandes hasta pequeños regalos como joyas. "Prefieren llevarse cosas que no se rompan y que no ocupen mucho en la maleta", resalta. "Los souvenires se han convertido en algo de coleccionistas, es decir, compran artículos para completar series", añade. "Incluso los pines, que yo pensaba que eran algo rancio, siguen teniendo mucho público", comparte. Por ello, cada nuevo año, en Tenda Artesana se preocupan de tener nuevos tipos de dedales o imanes, para que los que ya han venido puedan llevarse otra pieza.

Por su parte, José Ramón Blanco Cardoso, de Novedades Las Acacias, también explica que los pequeños detalles son, sin duda, lo que más se llevan los turistas. "Depende de la economía de cada cual, pero lo más común es que se lleven o dedales o imanes con imágenes de la ciudad", señala. Uno de los productos más vendidos es el imán que presenta el Puente Romano, la Catedral, As Burgas y el Puente del Milenio, junto con el que tiene forma de pulpo y debajo reza "Ourense". Además, Cardoso dice que sus clientes también se llevan pegatinas de Ourense, Galicia y España.

Las postales, que en otro tiempo eran muy socorridas para regalar, ahora han perdido tirón, debido al aumento de cámaras fotográficas y a los móviles, tal y como explica el dueño de Las Acacias. Los paños de cocina con recetas de platos tradicionales gallegos o los portabotellas con los mandamientos del vino completan la lista de los más productos más vendidos. Concepción Vázquez, de Oreta Xiro, también comparte que los objetos pequeños son, sin duda, lo más demandado por los turistas. "No hay nada estándar, pero suelen llevarse detalles como pendientes o colgantes", comenta. Desde la tienda Alemana, Teresa Domínguez cree que los turistas no tienen mucho tiempo para ver la ciudad y, en consecuencia, para comprar un souvenir con calma. "Vendo algún abanico, pero poca cosa más".