EN OURENSE

La sociedad ourensana pide combatir los actos vandálicos en Montealegre

La propiedad privada de las fincas es un escollo para la limpieza, según el Concello, pero los ecologistas creen que se puede sortear

Diferentes restos de los magostos celebrados en Montealegre, en la tarde de ayer.
Diferentes restos de los magostos celebrados en Montealegre, en la tarde de ayer.
La sociedad ourensana pide combatir los actos vandálicos en Montealegre

La cara amarga de la fiesta tradicional más ligada a la ciudad, los magostos, vuelve a verse estos días en Montealegre, donde miles de jóvenes se juntaron durante estos días para asar chorizos y castañas acompañados de licores varios. El problema es que pese a las advertencias y llamadas al civismo del Concello, las imágenes son "desoladoras", como reconoce el concejal de Medio Ambiente, José Araújo. También coinciden en el análisis desde la Sociedad Galega do Medio Ambiente (Sogama), donde consideran que lo que se ve es una "desoladora estampa".

Los vecinos de la zona no paraban ayer de repetir la palabra "vergüenza", ante la ingente cantidad de vidrios, envase y bolsas de plástico desperdigadas por el monte. Una familia de las cercanías hacía una magosto intergeneracional, aunque con todo recogido. "Es una vergüenza que hicieran esto, debería limpiarlo alguien porque no hay derecho a que dejen el monte así", decían varias de las integrantes.

"Ata onde se pode"

Desde el Concello, José Araújo insistía en que "actuaremos para limpar ata onde se pode, en todos os camiños", recordando que la propiedad privada del monte es un escollo que les limita para actuar por su cuenta y riesgo. La misma problemática afrontan, sin embargo, en la organización de eventos en el monte como el Rally de Ourense. En este caso sí que hacen una limpieza a fondo. "La gente respeta bastante poco el monte. Hemos llegado a repartir bolsas de basura, pero aparecían tiradas en el suelo. Al final, lo que hacemos es estar durante tres días con un equipo de siete personas recogiendo todo", explica Jesús Varela, jefe de seguridad.

En Ríos Limpos, Xosé Santos considera que es "moi triste, porque xa se sabía que ía ocorrer" y recuerda que pidieron medidas en varios escritos al Concello, que "non foron respondidos". Cree que el Concello "si que pode limpar" pese a que este monte sea de propiedad privada. Y añade: "Ningún propietario se vai queixar. Porque, ao final, a solución acabaría por denunciar a acumulación de lixo nesas parcelas e rematarían pagando os propietarios, e iso non é xusto".

Los ecologistas alertan del daño de que se repitan situaciones de otros años, en los que la basura se acumuló durante meses. El representante de Adega en Ourense, Xan Carlos Fernández, dice que "hai que tomalo máis en serio" y señala que "moitas fontes que hai na cidade teñen os mananciais en Montealegre, e a degradación dos plásticos acaba afectando á auga que bebemos". De este modo, llaman a intentar "evitar" imágenes de acumulación de residuos durante tiempo para que "o dano non sexa maior".

¿Cómo evitar la estampa en el futuro? En Sogama señalan la necesidad de "educación, formación e a sensibilización da poboación nas boas prácticas ambientais".

Alejado de la tradición

Xosé Santos cree que el magosto de Montealegre se ha convertido en un "macrobotellón" y que se aleja de algo tradicional: "O magosto sempre se fixo nos montes que rodeaban a cidade e cada grupo buscaba un recuncho para facelo, pero agora xa non é iso".

Unos de los colectivos que más ha tratado de concienciar es el de los Ecovigilantes del Divina Pastora, que colocaron carteles informativos y labor preventiva. "Es una vergüenza cómo ha quedado todo, les mostraré a los alumnos los vídeos y fotos para que vean cómo hay gente que ensucia todo y no respeta nada", señalaba ayer el encargado, Gonzalo Sánchez.

En la antigua Asociación de Veciños de Montealegre, ya inactiva, dicen que la lucha contra las consecuencias de los magostos se hace desde hace años. La anterior presidenta recordaba ayer que no pocos vecinos "dicen que es una vergüenza cómo había quedado todo".

El presidente de la Federación de Asociacións de Veciños Limiar, Manuel Mosquera, señalaba que el estado de Montealegre, "son daños colaterales" a la celebración del magosto. "Es un problema de educación ambiental y no hay un responsable concreto. Es complicado encontrar solución, aunque hay organizaciones y voluntarios que contribuyen a dejarlo limpio", dijo.

La falta de regulación en cuanto a la tradición fiestera en Montealegre contrasta con lo que aplican otros municipios, donde hay una organización que se responsabiliza de la celebración y limpieza en fiestas de monte. Ocurre en la romería de O Naseiro, en Viveiro (Lugo), donde tras cinco días de fiesta desenfrenada en el monte, una empresa se encarga cada año de recoger "metro a metro" cada uno de los desperdicios arrojados. Una vez dejan todo limpio,siempre avisan de que cada basura que aparezca a mayores se pone en conocimiento de Seprona. Celebraciones como el Festival de Ortigueira cuentan con brigadas contratadas ad hoc para reforzar el servicio.

EXCEPCIONES

Si bien, como dicen desde el Concello, hay que "criminalizar" a los culpables, no todos lo son. Ejemplo dieron colectivos como A Galleira, que hizo fotos del antes y el después de su magosto en Montealegre e incluso desplegó una brigada de limpieza el domingo. "O magosto pódese facer sendo respectousos co medio. Hai xente que o fixo pero moitos ao noso redor deixaban todo ciscado", aseguraron. 

Los peligros de la acumulación de residuos

La acumulación de residuos en el monte es nociva. Como señalan desde Adega, esto "pode afectar á cadea alimenticia porque pode chegar ás augas". En la misma línea hablan en la Sociedade Galega de Historia Natural:"O lixo pode incrementar o risco de incendios , os vidros actúan como lupas,  e, a medio prazo, poderían entrar na cadea trófica, chegando a ríos e mares". En Ríos Limpos ven "nocivo" dejar que se acumule. "Se non se actúa rápido, nunha semana vaise esparexendo e a medio prazo moitos residuos infíltranse", dice Xosé Santos.