ENTREVSTA

Julio Jiménez: "La soledad de los mayores es la principal patología social en Ourense"

El responsable de la Subdirección provincial del Imelga hace un hueco para la entrevista en medio de una guardia de agosto.

Jiménez, en su despacho del edifificio judicial de O Couto.
Jiménez, en su despacho del edifificio judicial de O Couto.
Julio Jiménez: "La soledad de los mayores es la principal patología social en Ourense"

La semana ha sido muy tranquila: solo dos autopsias -una hasta podría haberse evitado porque "no era judicial"-, cuatro internamientos y un  reconocimiento clínico por violencia de género. Un trabajo que evidencia la realidad de los médicos forenses: un 70% de su  trabajo es con los vivos.

En el accidente mortal del día 9, el conductor (falleció el acompañante) dio positivo en alcohol. ¿Es relevante la presencia de alcohol o drogas en las autopsias de tráfico?

La estadística desde hace tiempo se mantiene estable, entre un 20 y un 25% de positivos en alcohol en fallecidos en accidentes de tráfico. En drogas, es menor, con uno o dos casos el último año.

Un 25% es un porcentaje alto...

Es bastante, sí. Habría que analizar la incidencia del alcohol y drogas en el mecanismo de producción del accidente.

Pero no cabe duda que un conductor que bebe arriesga...

Tienes muy disminuidas las capacidades psíquicas y físicas para conducir. Determina muchos accidentes.

Menos muertos en accidentes de tráfico desde 2002 pero los atribuidos a suicidios se mantienen. ¿Qué falla?

El problema de los suicidios se está abordando cada vez más, y la prensa lo está manejando muy bien. Lo que tenemos claro es que es un problema sanitario. La tasa es muy importante y se mantiene estable, con un promedio de 12 casos por 100.000 habitantes al año en Galicia. Se debería abordar desde un punto de vista sanitario. A veces es el primer síntoma de una enfermedad y casi siempre es consecuencia de algún tipo trastorno.

¿Pero qué se puede hacer?

Nosotros recabamos datos. Somos el organismo que mejor calidad de datos puede ofrecer, porque son muy objetivos y contundentes. Pero nosotros no hacemos prevención sino investigación de las circunstancias de cada caso. Hay casos que son evitables, sobre todo, si se manejan desde Atención Primaria, porque, cuando llegan a Psiquiatría, es que ya hubo un factor de riesgo importante, una amenaza o un intento. Los médicos de Primaria están más en contacto con el paciente y pueden detectar factores de riesgo o los primeros síntomas.

¿Cómo encaja un médico que alguien no tenga ganas de vivir?

Hay enfermedades muy graves en las que la gente no ve solución. Y situaciones en las que la gente piensa que tiene una enfermedad que le va a suponer un sufrimiento muy grave dentro de unos años, cuando a lo mejor es algo temporal. En estos casos, se podría incidir, por ejemplo, porque son salvables. Incidir en esas ideas enquistadas, obsesivas y que desbordan a la persona.

¿Los mayores son un colectivo especialmente vulnerable?

Sí, cuando el suicidio en este colectivo es evitable o manejable. La soledad, miedo a enfermedades graves, minusvalías o el temor a verse desplazado del medio son factores de riesgo.

Desde el Imelga son testigo en primera línea de las patologías sociales de un territorio. ¿Cuál es la más acuciante en Ourense?

La soledad. Hablamos de mayores que están solos en los pueblos, sin familiares y que necesitan una ayuda de terceros y no se la puede facilitar un familiar cercano. La única medida que les queda a los familiares es el ingreso en una residencia o vivienda comunitaria. Pero evidentemente desplazar a la persona de su medio supone un trauma y hasta conflictos familiares, sociales o judiciales. Vemos incapacidades que podrían evitarse con la ayuda o vigilancia de un tercero unas horas al día, pero no hay posibilidades. Es un drama para el paciente, la familia y las personas que gestionan los recursos.

Mal asunto...  El envejecimiento se agrava a pasos agigantados.

En las fases iniciales del deterioro cognitivo, los fallos y olvidos no revisten importancia con una persona cerca. No quieren salir de casa y se debe respetarse su libertad de decisión. ¿Pero y el riesgo que supone? Hay una raya muy fina y complicada.

¿Los forenses son partidarios de internar o respetar la libertad?

Cada caso es un mundo. La ley te dice que la incapacidad se debe acordar cuando la persona no tiene posibilidad de decidir por ella misma porque desconoce la consecuencias de sus actos. Pero, a veces, la situación social es tan crítica que es aceptable una medida de privación de libertad.

Popularmente al forense se le asocia con los muertos. Pero creo  que el trabajo con los vivos es el más duro. ¿Es así?

La parte clínica con personas vivas es la que nos ocupa más tiempo. Los accidentes de tráfico bajaron, pero  la patología psiquiátrica, por incapacidades o imputabilidades en delitos, aumentó mucho. En 2017, tuvimos 2.500 pruebas periciales y 240 autopsias.

¿Hay autopsias peores que otras?

Personalmente, las autopsias de niños me marcan más. Eso sí, una vez que comienzas a trabajar ya no ves a la persona. Estás enfocado a descubrir marcas de objetos traumáticos, un estigma, una lesión física que indique presión... No ves otra cosa.

¿Cuál ha sido el caso más feo de su carrera?

Los homicidios.... El que más me marcó fue el asunto de la niña de Carballiño. (alude a Erika, tenía cuatro años, fue agredida sexualmente por la pareja de su madre y arrojada a un contenedor cuando murió desangrada).

El trabajo que hacen en el Imelga es decisivo para argumentar una condena. ¿Tienen medios a la altura de esa responsabilidad?

Sí, pero a veces lo que no tenemos es tiempo. El trabajo de forenses, psicólogos y trabajadores sociales permite un estudio amplio de todas las circunstancias que intervienen en la persona cuando comete un acto delictivo.

¿No tienen tiempo por la carga de trabajo?

Claro... Si dedicas mucho tiempo a casos concretos más o menos llamativos estás retrasando otros que no son tan mediáticos pero igual de importantes.

¿Pero esa falta de tiempo afecta a la calidad?

Siempre. Cuantas más horas le dediques a un asunto, mejor. 

¿Necesitan más plantilla?

Lo que se está haciendo es apostar por la especialización entre nosotros: unos hacen autopsias, otros ven incapacidades, otros ven imputabilidades, lesionados...

Algunos forenses se sumaron a la huelga de funcionarios de la Justicia este año. ¿Considera que la Administración no le trata bien?

La Administración es sensible con nuestras reivindicaciones pero la disponibilidad de medios retrasa su cumplimiento. Van encaminadas a mejorar la calidad de intervención, disponer de más tiempo, pedimos que se promueva la formación ... Esto último es fundamental, al igual que los medios técnicos. La nueva sala de autopsias pronto será realidad.   

Y también pedían más salario

Se pedía recuperar el poder adquisitivo perdido durante la crisis.

No tengo claro si la series de televisión ha contribuido a ensalzar su trabajo o lo han perjudicado. 

Lo han puesto en la palestra y lo han  ensalzado. De hecho, cada vez hay más interés por ser forense. Eso sí, esas series dan demasiada información de cómo se realizan las investigaciones. n