EN LA CIUDAD

El "stock" de pisos en alquiler mengua y dispara los precios en Ourense

Las inmobiliarias señalan que nueve de cada diez menores de 35 años opta por el arrendamiento

Oferta de pisos en una de las inmobiliarias de la ciudad de Ourense.
Oferta de pisos en una de las inmobiliarias de la ciudad de Ourense.
El "stock" de pisos en alquiler mengua y dispara los precios en Ourense

El mercado inmobiliario de vivienda habitual en el Concello de Ourense sigue mudando, especialmente en lo que respecta a los arrendamientos, un modelo por el que optan ya nueve de cada diez menores de 35 años, según los datos que maneja la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), que detecta también una caída en el "stock" de pisos en alquiler, lo que ha disparado en el último año los precios un 12,5%, situándose el metro cuadrado de media en 5,20 euros.

En este sentido, comenta el presidente de Fegein, Benito Iglesias, que el alza de los alquileres se nota ya en todos los barrios de la ciudad, "incluso en aquellas que eran más económicos, como Vistahermosa, Vinteún o Barrocás".

Pese a todo, las diferencias entre las áreas del municipio rozan el 36%, entre los 4 y los 6,2 euros por metro cuadrado. En la franja más asequible, se sitúan barrios como A Carballeira, Mariñamansa, Polvorín o San Rosendo, mientras que las zonas más caras son el Casco Vello y el centro de la ciudad.

"El mercado de alquiler gira al alza con fuerza, en precio y demanda, debido sobre todo a la movilidad laboral, el cambio de mentalidad generacional y el descenso de la capacidad para disponer de una vivienda en propiedad", añade Iglesias, que cita también la inseguridad urbanística provocada por la falta de un nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal como causa de la falta de vivienda nueva.

Casos particulares

Las inmobiliarias ponen el foco también en "los graves problemas" que están soportando familias con todos sus miembros en paro o con escasos recursos para sobrevivir. "Hay una falta de oferta, ya que los propietarios no alquilan si el contrato no va acompañado de justificantes de ingresos como nóminas o pensiones", dice Iglesias.

Por esto, plantea alternativas a las administraciones públicas, a las que pide que asuman la compra de viviendas vacías, para destinarlas al alquiler social. "Entre las condiciones que deben exigir en el Concello está que el inmueble tenga entre 45 y 140 metros cuadrados", afirma el presidente de Fegein.

Los datos del Instituto Galego de Vivenda e Solo reflejan que la provincia de Ourense es la que menos pisos protegidos oferta de Galicia. En estos momentos, se están habilitando inmuebles en el Casco Vello y la Xunta tiene un plazo abierto para adquirir nuevos edificios a particulares. 

La tendencia de Ourense, similar al resto de ciudades del sur de Galicia

La Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) también compara la situación del mercado de alquiler en Ourense con lo que ocurre en el resto de ciudades del sur de Galicia, en las que también se nota la reducción de pisos y el aumento de precios.

Vigo es la localidad gallega "más dinámica en arrendamientos", contando también con un precio medio por metro cuadrado más elevado, por encima de los ocho euros, un aumento propiciado por la elevada demanda y que augura un futuro complicado.

"Es un mercado que tiende al colapso en menos de dos años", afirma Benito Iglesias, que recuerda que la ciudad olívica está, al igual que Ourense, con el PXOM anulado. Advierte el presidente de Fegein de los problemas relacionados "con las viviendas vacacionales, que siguen ganando cuota de mercado", con una afectación mucho mayor que la que se registra en la ciudad de As Burgas.

Pontevedra, por su parte, sufre también este condicionante de los pisos vacacionales, pero "cuenta con una demanda proporcional a la oferta, lo cual no produce grandes subidas de precios". Es la única de las tres ciudades del sur de la Comunidad en la que la subida interanual del alquiler no llega a dos dígitos, quedándose en el 7,2%. El precio medio por metro cuadrado en estos momentos es ligeramente superior al de Ourense, 5,80 euros.