POLÍTICA

Tensión en el pleno extraordinario de la Diputación: abandonos, insultos y polémica

El PP critica la "polémica artifical" del reparto de ayudas y la oposición acusa al gobierno de "desvirtuarla"

 

Alberto Pardellas, exalcalde de Melón, discute con Nacho Gómez, alcalde de Ribadavia.
Alberto Pardellas, exalcalde de Melón, discute con Nacho Gómez, alcalde de Ribadavia.
Tensión en el pleno extraordinario de la Diputación: abandonos, insultos y polémica

El pleno extraordinario solicitado por PSOE, Democracia Ourensana y BNG para reclamar al gobierno provincial un cambio en el sistema de cooperación con los concellos terminó, tras un intenso debate, con socialistas y nacionalistas plantando la votación de la enmienda formulada por el PP, mientras que el único edil de DO que estaba en esos momentos, Armando Ojea, solo se levantó de "xeito simbólico", votando en contra.

La mayoría absoluta de los populares fue suficiente para aprobar sus propuestas, entre las que se incluye la reprobación al presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) y alcalde de O Barco, Alfredo García; así como la reafirmación del trabajo desarrollado en este mandato.

Era, precisamente, la forma de gestionar del gobierno provincial el motivo por que los grupos de la oposición forzaron la convocatoria del pleno, disconformes con el sistema de cooperación con los municipios, reivindicando la implantación de un plan único de ayudas en el que los fondos se incrementen, al menos hasta los 20 millones, y se repartan con criterios objetivos, como población, superficie, dispersión o índice de envejecimiento. Aseguraron PSOE, DO y BNG que así sucede en las otras tres diputaciones gallegas.

"Aquí mantemos un reparto clientelar, cun criterio político e partidista. É inxusto, están a tempo de recapacitar", destacó el portavoz socialista, Francisco Fraga, mientras que el nacionalista Ramiro Rodríguez valoró el sistema como "obsoleto", asegurando que la nueva propuesta "beneficiaría a todos os concellos".

La defensa en el grupo popular corrió a cargo de su portavoz, Plácido Álvarez, que acusó a la oposición de plantear una "polémica artificial para buscar a foto" y tirar de "demagoxia", ensalzando la gestión "modélica" realizada por el presidente de la Diputación, Manuel Baltar. En esta línea, recordó la existencia de diferentes planes de cooperación (obras, empleo o desbroces, entre otros) o ayudas como la de natalidad. "Hai investimentos en todas as área de xestión dos concellos, fagan ben as contas", resumió Álvarez Dobaño.

Sobre la reprobación a Alfredo García, criticó que este "entrase como un elefante nunha cacharrería cunha convocatoria demencial, unha gravísima inxerencia na Deputación e un uso sectario da Fegamp".

Los grupos de la oposición coincidieron en su análisis de la enmienda de sustitución, que para ellos "só desvirtúa" el debate. Fraga señaló que "era unha cortina de fume para non falar da discriminación"; Armando Ojea la vio "unha falta de respeto moi grande", mientras Ramiro Rodríguez entendió que era "unha desfachatez política para convertir o pleno nunha ceremonia da confusión".

Tras una hora y media de sesión, llegado el momento de la votación, con los ánimos muy caldeados, también entre el público asistente, los diputados de la oposición (salvo DO) se levantaron de sus escaños, mientras el PP pasaba el rodillo. 

"Só queremos o que nos corresponde, o demais é ruido", dice el alcalde barquense

Un grupo de alcaldes de la provincia, entre los que se encontraban Alfredo García (O Barco), Francisco García (Allariz) o Luis Milia (Carballeda de Avia), asistieron entre el público al debate solicitado por la oposición. El regidor barquense, uno de los protagonistas de la sesión por su reprobación por su rol en la Fegamp, restó importancia al acuerdo, que calificó de "ruido que non interesa", asegurando que las reivindicaciones que defienden se mantendrán.

"Só queremos o que nos corresponde, non dádivas, e seguiremos machaconamente defendendo os dereitos dos veciños", expuso a la conclusión del pleno Alfredo García.

Por su parte, el alcalde de Allariz calificó de "sorprendente" el planteamiento del PP, reiterando que los concellos seguirán defendiendo sus intereses.

"Convertiuse o debate en algo que non ten nada que ver, é algo antidemocrático. O que defendemos é totalmente xustificable, non hai razón para que sigamos discriminados", indicó el alaricano. 

Bronca del exalcalde de Melón y Gómez

A la conclusión de la sesión, el exalcalde de Melón, Alberto Pardellas, y el regidor de Ribadavia, Ignacio Gómez, se enzarzaron en una acalorada discusión después de que el primero llamase "payaso" cuando el socialista abandonaba el pleno, recriminándole este su comportamiento y espetándole que era un "delincuente", en relación a su inhabilitación para ostentar un cargo público. Como la tensión entre ambos iba creciendo, tuvieron que ser separados por efectivos de seguridad.