TRIBUNALES

Tenso final del juicio por la planificación de un secuestro

La Fiscalía solicita seis años y medio de prisión para Carlos R.R. por un delito continuado de proposición para cometer un secuestro

Tenso final del juicio por la planificación de un secuestro

La segunda sesión del juicio contra Carlos R.R. por proponer a varias personas -una pareja de Vilagarcía y un recluso de Pereiro- el secuestro de un abogado de la ciudad contó con momentos muy tensos entre los abogados de la acusación particular y la defensa. Ya fuera de sala, hubo amago de bronca, a la que sumó el acusado, pero finalmente todos se recondujo.

La llama que encendió la mecha fue el "agresivo" informe del abogado del inculpado, quien cuestionó desde el perfil del denunciante -"actúa como un político y tiene patente para atacar a quien le dé la gana"-  a la testigo protegido que incrimina a su cliente -"drogadicta, cuyo razonamiento brilla por su ausencia"-. Del abogado de la acusación particular llegó a decir que "el letrado se inventa un nuevo código penal" en alusión a los 38  años de prisión que reclama para su cliente.

La única que quedó al margen de los cuestionamientos fue la fiscal, que pide seis años y medio de prisión para Carlos R.R. por un delito continuado de proposición para cometer un secuestro. Introdujo otra alternativa: tres proposiciones para una detención ilegal, una de ellas afectando a un menor de seis años -hijo del letrado denunciante-. En total, siete años de cárcel.


Para la acusación pública,  el inculpado tuvo "voluntad" de provocar una retención de tres personas "a cambio de dinero"


En este sentido, apoyó sus conclusiones en las escuchas telefónicas registradas entre el acusado y la mujer a la que había acudido en Vilagarcía para ofrecerle llevar a cabo el plan, en la cual "se habla de este tema" y de "entrega de dinero", así como en la nota manuscrita que le entregó en la que aportaba datos para ejecutar dicho plan .

Asimismo, la representante de la fiscalía expuesto las "malas relaciones" existentes "entre ambas partes" derivadas de "acontecimientos previos a los hechos" (una deuda de dinero) y ha destacado que la mujer del perjudicado "llegó a cambiar su hábitos de modo de vida" por "miedo real y evidente". Recordo que el acusado tuvo una condena previa por extorsión por motivo del cobro de una deuda y ha señalado que éste afirmó durante su intervención inicial en el juicio que "contrató" a alguien para amenazar a la supuesta víctima", lo cual "ya sería delito".

El letrado de la acusación particular incidió en que el denunciado no reclamó el dinero de la supuesta deuda "por la vía civil, sino de forma ilegal".