FUEGO FORESTAL

Torrente solidario con la familia a la que le ardió la caravana en Taboadela

Colegios, clubes y asociaciones recogen ropa, alimentos y enseres 

Torrente solidario con la familia a la que le ardió la caravana en Taboadela

Nazaret Montes, 27 años, y Noelia Chavaud, de 37, el matrimonio de Taboadela que perdió el pasado lunes todas sus pertenencias incluido el dinero al arder su caravana, no pudieron recibir durante buena parte del pasado martes y en la jornada de ayer  las muestras de solidaridad que le llegaron de numerosos ourensanos al empeorar la salud de uno de sus dos hijos, un bebé de un mes -el otro tiene 9 años- y tener que acudir con él al servicio de Urgencias del CHUO. "Ya está en casa y se encuentra mucho mejor, se recupera", añadió la cuñada del matrimonio, Mara Reis.

El CEIP plurilingüe de Seixalbo, en el que cursa estudios el hijo mayor del matrimonio, fue el primero en tomar la iniciativa, pidiendo la colaboración de profesores, padres y madres de alumnos y vecinos con el objetivo de "cubrir las necesidades urgentes" de la familia. Piden ropa de cama, cuna, bañera, enseres de bebé, electrodomésticos y ropa de vestir. El centro recordaba que no era necesaria leche para lactantes, dado que el bebé están siendo amamantado por su madre.

El centro educativo hizo pública la cuenta bancaria que abrió la familia en Abanca –con el número ES1820800476123040016857–, para recaudar fondos que permitan comprar una nueva caravana. En la actualidad, están alojados en la casa de un familiar. "Mi cuñada no puede hablar, porque cada persona que llama para aportar algo, se derrumba, comienza a llorar", apuntó Mara Reis, puntualizando que  ya habían recibido comida, ropa de abrigo e incluso enseres de cocina.  

También decidieron ayudar la asociación vecinal San Breixo, la escuela infantil Bule Bule y el club de fútbol del polígono de San Cibrao, que comenzaron a recaudar ropa y fondos para ayudar a la pareja, que ayer agradecía  las muestras de apoyo. "Si no precisáramos ayuda no la pediríamos, porque llevamos toda la vida trabajando en lo que podemos para sobrevivir sin hacer daño a nadie. Pero perdimos todo lo que teníamos y no tenemos recursos para salir adelante con los dos niños", aseguró Nazaret Montes.
La familia lleva años residiendo en la caravana al no disponer de dinero para pagar el alquiler de una casa. Trabajan como feriantes durante los meses de verano. "Ahora mismo estamos sin trabajo y no percibimos ningún tipo de ayuda", añadió.