TRÁFICO

Cuatro cámaras vigilan en Ourense a los que usan el móvil al volante

Tráfico las ha situado en las entradas y salidas de la ciudad y las pondrá en marcha en breve. La media diaria de multas en la provincia alcanzó las 16 en 2016, la mayoría por velocidad

La N-120, junto al Acceso Centro en la ciudad, es el tercer punto con cámara para captar el uso del móvil y el cinturón.
La N-120, junto al Acceso Centro en la ciudad, es el tercer punto con cámara para captar el uso del móvil y el cinturón.
Cuatro cámaras vigilan en Ourense a los que usan el móvil al volante

Las infracciones por conductas negligentes al volante en Ourense supusieron el pasado año 6.220 multas pero también la retirada de 20.488 puntos a los 5.905 conductores afectados (alguno con más de una denuncia ese mismo año). Es decir, Tráfico multa a una media de 16 conductores al día en las carreteras de la red provincial por no acatar los preceptos tipificados en el Reglamento General de Circulación y sancionadas por la Ley de Tráfico y Seguridad Vial.

Los excesos de velocidad seguido del consumo de alcohol son las infracciones más representativas. Casi tres mil automovilistas pisaron el acelerador más allá de los límites permitidos, 100 de ellos tuvieron que abonar entre los 500 y 600 euros -muy graves-y retirada de seis puntos de una sola vez.

Conducir con una tasa de alcohol superior a la reglamentariamente establecida argumentó 961 sanciones (937 afectados), de las que 244 fueron por tasas elevadas (entre 0,50 miligramos por litro de aire espirado y 0,60 como norma general).

No obstante, el pasado año 615 conductores fueron sorprendidos en Ourense conduciendo sin cinturón o dispositivo homologados para niños y otros 571 hablando por el móvil sin manos libres, lo que dio pie a 633 y 581 sanciones, respectivamente, además de la retirada de 1.899 y 1.746 puntos del carné de conducir.

Precisamente, la Dirección General de Tráfico, consciente de esta incidencia, ha instalado cuatro cámaras fotográficas de alta resolución de las 32 en toda Galicia (otras 18 en A Coruña, 8 en Pontevedra y 5 en Lugo) y 120 en España que ya están listas para empezar a funcionar en próximas fechas. Forman parte de un paquete de medidas para reducir el incremento de la siniestralidad el pasado año.

Según explican fuentes de Tráfico, se trata de dispositivos "con un software que detecta al conductor de las plazas delanteras que no lleva cinturón o va hablando por el móvil para fotografiarlo y de esta forma iniciar el procedimiento sancionador". Estas cámaras son capaces de tomar varias imágenes por segundo hasta 500 metros de distancia.

 

Funcionamiento

Las instantáneas que captan las cámaras de visión artificial para la detección automatizada de vehículos cuyos conductores hablan por el móvil o no usan el cinturón son remitidas telemáticamente al centro Estrada leonés, en donde pasan un primer filtro de videonálisis. En caso de que el sistema rastree la infracción, se visionan por parte del operador del Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas que Tráfico tiene en León. Posteriormente, se envía el boletín de denuncia al titular del vehículo para que identifique al conductor. El pago de doscientos euros de multa y la pérdida de tres puntos del permiso de conducir es el último paso.

La medida -añaden- se implementa para reducir la siniestralidad viaria tal como ocurrió con la instalación de radares para combatir los excesos de velocidad. "El uso del móvil está detrás de muchos accidentes causados por distracciones al tiempo que la ausencia de cinturón incrementa la gravedad de las lesiones", aduce un agente del destacamento de tráfico de la Guardia Civil. Actualmente, a nivel nacional, el número de fallecidos que no hacía uso del cinturón está en torno al 24%.

En Ourense, las cámaras están ubicadas en paneles de mensaje variable en las proximidades de la ciudad, tres de ellas en una misma nacional: en N-120 en el Acceso Centro, O Pino y junto a la presa de Velle (antes del desvío a la N-525). La cuarta ubicación afecta a la N-525, en la zona de inicio del radar de tramo en Cambeo (pero sentido Ourense).

La elección de estos viales no fue aleatorio. En España, el 60% de las cámaras fueron instaladas en carreteras convencionales, que son las que registran la mayor accidentalidad y siniestralidad y el 40% restante en vías de alta ocupación.