NATURALEZA

Trasmiras se une al proyecto de apoyo a especies autóctonas

Una parcela de alto valor energético en el municipio cuenta desde ayer con un millar de "carballos"

Trasmiras se une al proyecto de apoyo a especies autóctonas

La conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, presidió ayer por la mañana una jornada de plantación de 1.000 robles en el Concello de Trasmiras, en Xinzo de Limia. Este acto, realizado con el objetivo de potenciar y mejorar este tipo de árboles, se enmarca en un convenio de colaboración con la Fundación Juana de Vega.

Vázquez resaltó que se está trabajando en una red de parcelas de alto valor genético para reforzar las especies autóctonas y destinado a conservar el patrimonio cultural de Galicia.

El proyecto que se está llevando a cabo para alcanzar este objetivo cuenta con la colaboración del centro de investigación forestal de Lourizán, en Pontevedra, el Instituto Galego de Calidade Alimentaria (Ingacal) y la ya mencionada Fundación Juana de Vega, presentes en este acto. Juntos trabajan en la creación de una plantación de un millar de robles que sea la más variada entre las que ya existen en la actualidad.

El plan consiste en albergar dentro del mismo espacio climático árboles de diferente procedencia geográfica, de modo que se produzcan parcelas con alto valor energético.

En varias localidades

El experimento se está llevando a cabo en varias zonas dentro de la comunidad autónoma gallega, contando con la colaboración directa de la Xunta de Galicia. El Banco de Terras se encargó de la gestión de las parcelas que se destinaron al estudio.

El primer caso en el que se inició la investigación fue en Santa Comba, en la provincia de A Coruña, con la creación de una superficie de 9.500 metros cuadrados; la siguiente fue en el Concello lucense de Chantada, con una extensión de casi 7.000 metros y, el último en unirse fue el municipio de Trasmiras, con casi 10.000 metros.

La primera fase comenzó en el período estival, con labores de replantación. Durante el otoño se preparó el terreno para su futura explotación y ahora se da comienzo a uno de los últimos procedimientos para el estudio, la plantación de ejemplares seleccionados previamente de dos viveros de Lugo y Pontevedra.

Ángeles Vázquez comentó que estos actos refuerzan los puntos que recoge la última revisión del Plan Forestal gallego.

Afirmó que el objetivo final es "aumentar a superficie arborada ocupada por piñeirais e bosques de frondosas caducifolias" favoreciendo a los bosques de especies propias, como es el caso de los robles, tan presentes en los bosques de la comunidad, frente a la expansión de especies foráneas que invaden cada vez más la zona.

En este afán por potenciar las especies propias de la naturaleza, la conselleira quiso destacar el apoyo de la administración gallega al proyecto. Resaltó la importancia que tiene "favorecer a alternancia, a descontinuidade e a diversidade da paisaxe forestal galega" y añadió que se debe apostar "polas variedades autóctonas que contribúen á mellora da biodiversidade".