SOLIDARIDAD

Vacaciones solidarias en Ourense

Un grupo de 125 ourensanos, con edades comprendidas entre los 16 y los 30 años, descubrió la posibilidad del voluntariado gracias a un servicio juvenil de la Xunta, que se desarrolló durante el verano pasado.

Los jóvenes que tomaron parte en el Servizo de Voluntariado Xuvenil de la Xunta, en el Espazo Xove.
Los jóvenes que tomaron parte en el Servizo de Voluntariado Xuvenil de la Xunta, en el Espazo Xove.
Vacaciones solidarias en Ourense

Lucía Cerredelo estudia Educación Social en el Campus de Ourense y el año pasado decidió disfrutar de unas vacaciones de verano diferentes. Lo hizo ayudando en Xinzo, su tierra natal, a un grupo de personas con discapacidad funcional de la asociación Limisi, en el marco del programa de Servizo de Voluntariado Xuvenil de la Xunta. "Foi unha experiencia moi gratificante. Axudámolos no seu día a día nas tarefas de comedor e limpeza e na horta ecolóxica que teñen", enumera la joven, de 20 años. Quien también descubrió el voluntariado gracias a esta iniciativa del gobierno autonómico fue Javier Rodríguez, de 18 años. Colaboró con Protección Civil de Pereiro en el desarrollo de la Vuelta Ciclista. "Aprendí mucho en materia de seguridad. Una experiencia que me sirve para completar mi formación". Oposita para la Policía Nacional. 

Un total de 125 jóvenes como María y Javier participaron en esta iniciativa. Como recompensa, la directora xeral de Xuventude, Participación e Voluntariado, Celia Vázquez, les entregó ayer un diploma acreditativo de su labor en el Espazo Xove, situado en la calle Celso Emilio Ferreiro. "A idea deste programa é poñer en mans dos concellos e entidades un recurso para que poidan establecer un itinerario de voluntariado continuado cos mozos e cas mozas que nos meses do verán queiran facer algo polo patrimonio e medioambiente".

Participaron 18 proyectos, de los cuales ocho fueron de concellos y el resto, entidades como la Asociación para la prevención de la exclusión social (Apes). Esta última presentó a la convocatoria el proyecto"Alba", relacionado con la prevención de comportamientos de riesgo en los menores. Raquel Crespo, presidenta de Apes, destaca los beneficios del voluntariado en la esfera personal y profesional. "Cuando una persona joven se implica en actividades de voluntariado le abre un montón de posibilidades a nivel personal. Además, pueden adquirir algunos hábitos que le van a beneficiar a la hora de incorporarse al mercado laboral". 

Por su parte, la directora xeral de Xuventude aprovechó ayer su visita a Ourense para informar a alcaldes, concelleiros y técnicos de información juvenil de la provincia la nueva línea de ayudas para la puesta en marcha de iniciativas dirigidas a la juventud. Como novedad, aumentaron los importes máximos en las ayudas individuales, pasando de los 3.000 a los 6.000 euros; en los programas en los que participan dos concellos se pasarán de los 8.000 a los 15.000 euros, mientras que en los que intervengan tres o más concellos recibirán una ayuda de 22.000 euros.