ALERTA VERANIEGA

La velutina se dispara y ya son 458 los nidos sacados este año

La ciudad supera el centenar de casos y los apicultores apuestan por soluciones "científicas" 

Los bomberos retiran un nido de velutina en un balcón de la ciudad, el pasado 23 de julio.
Los bomberos retiran un nido de velutina en un balcón de la ciudad, el pasado 23 de julio.
La velutina se dispara y ya son 458 los nidos sacados este año

El calor ha disparado la aparición de la Vespa velutina –avispa asiática– en la ciudad y los concellos de su entorno, así como en la comarca de O Ribeiro. Desde mediados de julio hasta el pasado 7 de agosto, últimos datos recogidos por la Consellería de Medio Rural, esta especie invasora no ha dejado de crecer.

El mapa provincial de la velutina cifra en 458 el número nidos detectados y retirados en lo que va de año, casi la mitad de todos los localizados desde 2016 (un total de 1.196). En este último mes, la ciudad ha escalado un peldaño y se encuentra ya entre los concellos que sobrepasan el centenar de nidos.

En el área metropolitana, también se ha disparado la aparición de esta especie invasora, especialmente en Barbadás y Pereiro, que superan ya la treintena de nidos, cuando el pasado mes no llegaban ni a 20. En Toén, Protección Civil ya ha retirado "17 o 18 nidos" de esta especie, generalmente, "nidos pequeños, que están comenzando".

Se ha disparado también en las últimas semanas en O Ribeiro, donde hasta el pasado 15 de julio ningún concello había localizado más de cinco nidos. Ahora, en menos de un mes, en Ribadavia superan los 30, y ya han detectado más de 10 en Avión, Boborás, Leiro, Carballeda de Avia, Melón o Cortegada.

También empieza a ser considerable en la comarca de Monterrei. Hasta el 15 de julio no había ningún caso, y ahora superan la decena en Verín y se detectó uno en Vilardevós.

El portavoz de la Asociación Galega de Apicultura, Xesús Asorey, señala la necesidad de "abordar la problemática científicamente", con la colaboración de los investigadores. Por su parte, el profesor de Zoología de la Universidade de Santiago de Compostela Marcos González, apunta al desarrollo de "armas biológicas" como la única vía.