PLAGA

La velutina invade la provincia y solo 16 concellos se libran de sus efectos

Este año se consolida como el de la gran expansión de una especie invasora con muchos efectos nocivos y que va a ir a más

Nido de velutina aparecido en la zona de A Farixa.
Nido de velutina aparecido en la zona de A Farixa.
La velutina invade la provincia y solo 16 concellos se libran de sus efectos

Llega el invierno, empieza la etapa de hibernación y ya casi se puede dar por concluido un año que pasará a la historia en la provincia de Ourense por la consolidación de la avispa asiática –o vespa velutina–, una especie invasora que llegó a Galicia en 2012; apareció por primera vez en Ourense en 2014, y que ha dado el salto definitivo por toda la provincia.

Aún así, no se puede dar por rematado el peligro tanto para los apicultores como para las personas, por las temidas picaduras. "Agora cos desbroces van empezar a quedar niños ao descuberto, e co ruído da maquinaria pódense pór violentas, hai que ter coidado", indica desde la Asociación Apícola Ourensá Francisco González.

Esta especie invasora llegada desde Asia es una potente depredadora de la especie de abeja autóctona, de cuya producción viven decenas de apicultores en Ourense, un colectivo que ya vio mermada su cosecha de miel en años anteriores por las condiciones meteorológicas y por la oleada de incendios. También, al destruir las abejas y su gran labor polinizadora, puede afectar a produciones de frutas, verduras... "Non somos só os apicultores, afecta a moita xente", señala la productora de Trasalba Susana González.


Expansión


La denominada "plaga" de la velutina, como así la consideran los apicultores y muchos científicos, se ha expandido por toda la provincia. A cierre del mes de octubre, solo 16 concellos se salvaban de la aparición de nidos de esta peligrosa especie invasora, mientras que el año pasado se habían librado de ella 50 municipios, en 2016 no habían dejado rastro en 60, y en 2015 apenas ocho habían detectado algún tipo de nido.

La progresión que se está siguiendo es todavía mucho más amplia que la que se esperaba en los mapas de predicción diseñados por los expertos, y amenaza con ir a más. Solo desde el mes de julio esta especie ha avanzado a una treintena de nuevos concellos.

El desplazamiento anual de la velutina es de 50 kilómetros, lo que hace indicar que los municipios que de momento están a salvo –en su mayor parte, en la zona de la montaña oriental– tendrán que estar alerta por la previsible llegada en 2019.

La asociación Stop Velutina pidió ayuda ya el año pasado ante un avance que ven "imparable". Así lo señala Xesús Asorey, presidente de la Asociación Galega de Apicultura, que recalca que la velutina está "desbocada" y que "afecta a toda a sociedade, pon en perigo a saúde pública, é unha ameaza ao medio ambiente e prexudica ao sector primario directamente".

Los nidos desactivados o retirados este año en Ourense superan los 1.700, según los últimos datos de Medio Rural, cuando el año pasado apenas superaron el medio millar.

La expansión ha sido espectacular, especialmente con el calor de los meses de agosto y septiembre, dos meses en los que el servicio del 112 llegó a atender más llamadas por avistamientos de velutina que por accidentes de tráfico, una inusual situación el resto del año.


Más apoyo


Ahora, piden apoyo más directo de la Xunta de Galicia, y que sea directamente la Consellería de Vicepresidencia la que asuma una tarea que coordinan las de Medio Rural y Media Ambiente, con la importante colaboración de los distintos equipos de protección civil y los grupos de emergencias

De momento el avance les parece "imparable" y los expertos de la plataforma Stop Velutina ven su erradicación con los medios actuales "imposible".


Más de 1.700 nidos desactivados este año, tres veces más que  los de todo 2017


En Galicia se han desactivado o retirado ya más de 17.500 nidos durante los 10 primeros meses del año, mientras que el año pasado la cifra escaló hasta los 23.700, por lo que todo apunta a que las cifras se mantienes. En A Coruña, la desactivación se realizó en 9.600 nifod, frente a los 4.500 de Pontevedra, los 1.800 de Lugo y los 1.700 de la provincia de Ourense. 

En Ourense, y a falta de dos meses para cerrar este año, ya se triplica todo lo realizado en 2017, cuando los nidos retirados apenas sobrepasaron los 520. Menos aún se retiraron en 2016, apenas 120, y en 2015, donde los especialistas apenas tuvieron que acudir a desactivar 16 nidos de velutina. 

Solo 16 concellos se libran de momento de la velutina: Cea, Xinzo, Oímbra, Maceda, Montederramo, A Teixeira, Castro Caldelas, San Xoán de Río, Chandrexa de Queixa, Trives, Manzaneda, Vilariño de Conso, A Veiga, Viana, A Gudiña y A Mezquita. 

Los más afectados son la ciudad, único concello en el que se desactivaron ya más de 100 nidos, seguidos de toda la comarca de O Ribeiro, con entre 25 y 100 nidos detectados en todos sus municipios. Pero la velutina ha ido expandiéndose con fuerza de oeste a este, colonizando ya todo el área metropolitana de Ouernse, Celanova, Cartelle, Ramirán, Allariz, e incluso Verín.

De momento los más tranquilos, en Valdeorras, aunque las previsiones indican que een 2019 puede llegar.