SECTOR VITIVINÍCOLA

La vendimia llegará dos o tres semanas más tarde que en 2017

A expensas del tiempo en agosto, volverá a épocas normales tras la excepcionalidad del pasado año 

Una de las viñas situadas en el concello de Beade, encarando los últimos cuidados.
Una de las viñas situadas en el concello de Beade, encarando los últimos cuidados.
La vendimia llegará dos o tres semanas más tarde que en 2017

La vendimia de este año se acerca, pero llegará más tarde que el curso pasado, cuando la producción resultó dañada por la concatenación de heladas y pedrisco, y se adelantó por la escasez de precipitaciones y el fuerte calor. Lo que preocupa ahora no es la fecha, ya que entrará en los parámetros normales, sino que no proliferen las enfermedades fúngicas –como el mildiu–, para que el estado de la uva sea excelente.

Las primeras previsiones que se manejan en los consellos reguladores todavía son prematuras, pero todos coinciden en situar en el entorno de mitad de septiembre y el San Mateo (21 de septiembre) como fechas en las que se dará el pistoletazo de salida en la recogida de uva en las Denominaciones de Origen. Estas próximas dos semana se prevé concluir con los últimos cuidados.


Depende de las temperaturas


En la DO Ribeiro, son "optimistas" de cara a la producción de este año ya que, pese al mildiu, "O Ribeiro sempre se levanta", indica Juan Casares, presidente del consello regulador. El último informe del que disponen indica que se va a rebasar la producción del pasado año y que el inicio de los trabajos de recolección podría comenzar "a mediados de setembro". Eso sí, con posibles variaciones. Todo dependerá de lo que depare el mes de agosto. "Que faga sol e calor, temperaturas un pouco altas ".

Lo que comentan las fuentes del sector es que debido a la caída en producción que se produjo el pasado año, este año gran parte de las bodegas de la provincia llegará con poco stock cuando se inicie la vendimia, algo que se tendrá que ver si influye en el precio de la uva.

Productores de la zona de Valdeorras consultados aseguran de forma categórica que "non se vai adiantar a vendima como o ano pasado". No se quieren aventurar a dar previsiones exactas, después de un "ano tolo", pero aseguran que irá con retraso respecto al pasado año.

Un pequeño viticultor de las zonas altas de la DO Valdeorras aseguraba que "levo un retraso de tres semanas respecto ao ano pasado". Suelen empezar a finales de septiembre, y sus cálculos son para "en torno ao 10 de outubro" este año.

En todo caso, el retraso no es malo. "Sería malo se a uva nacese igual que o ano pasado, pero chegará tarde por un nacemento tardío, así que se temos un agosto bo, con calor, á uva iralle moi ben. Se é con calor, que veña o retrasada que queira".

En la Ribeira Sacra coinciden. "Este ano é normal, cun pouco de retraso, en torno a unha semana", explica el presidente del consello regulador, José Manuel Rodríguez.

Las previsiones hacen pensar en el inicio después del San Mateo (21 de septiembre). Pero puede haber cambios, dependiendo, como inciden en todas partes, de las temperaturas que lleguen en agosto. "Coa humidade que hai na terra, se veñen 15 días de calor, iso pode adiantala unha semana", explica.


Más humedad


Al contrario que el pasado año, este año las plantas tienen mucha humedad de reserva, y con un agosto con parámetros normales de sol y calor, "a planta vai desarrollar moito". Contrasta esto con el año pasado, donde en esta época llegaron "con todo moi seco".

En la DO de Monterrei, la vendimia del 2017 dio el pistoletazo de salida el 26 de agosto, con un adelanto de tres semanas respecto al 2016 debido a las altas temperaturas y la ausencia de precipitaciones. Este año, con un tiempo más húmedo, todo apunta a que se volverá a la normalidad, como en las otras denominaciones de origen. 


Agosto entrará de la mano de una masa de aire cálido que traerá calor y cielos despejados


Los viticultores miran al cielo continuamente, deseando que con el mes de agosto llegue un verano normal, marcado por el sol y las altas temperaturas. Algo que no ha sucedido hasta ahora, con un julio muy atípico, con máximas de hasta tres grados por debajo de lo normal. 

Hoy, se acercará progresivamente a Galicia un centro de bajas presiones, y un frente débil pasará sobre el territorio, lo que dejará alternancia de nubes y claros en la provincia, con cielos más cubiertos a medida que transcurra la jornada. 

Las máximas caerán a los 26 grados, aunque se irán recuperando los próximos días. También se desplomarán hoy las mínimas, que bajaerán hasta los 12 grados de temperatura. Pese a la recuperación térmica a partir de mañana, julio cerrará sin sobrepasarse los 30 grados de máxima.

Sin embargo, las predicciones de Meteogalicia aseguran que con la entrada del mes de agosto vuelve el sol y el calor. Así, a partir del próximo miércoles llegará el anticiclón y, al menos hasta el fin de semana, las máximas oscilarán entre los 32 y los 33 grados centígrados, y  predominarán los cielos totalmente despejados. 

A partir del jueves, en concreto, entrará una masa de aire cálido procedente del norte de África, lo que dejará episodios de altas temperaturas en toda la provincia. 

Las previsiones para el resto del mes son todavía precipitadas, si bien las predicciones estacionales realizadas prevén un mes bastante normal, marcado por el calor y las altas temperaturas, sin llegar a valores extremos.