VIOLENCIA DE GÉNERO

Ataque machista en O Grove: la víctima recibe el alta y el agresor sigue en el hospital

La mujer de origen verinense se recupera tras ser intervenida y el agresor sigue "sedado y entubado" en el Cunqueiro

Un coche de la Guardia Civil, junto al edificio en el que se produjo la agresión.
Un coche de la Guardia Civil, junto al edificio en el que se produjo la agresión.
Ataque machista en O Grove: la víctima recibe el alta y el agresor sigue en el hospital

La verinense E.M.A.T., de 47 años, tiroteada el pasado miércoles por su expareja, José Antonio Prieto Fernández, de 59 años, natural de Toén, en su casa de O Grove (Pontevedra), ya está fuera de peligro y evoluciona favorablemente de las lesiones, según dio a conocer la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba. A lo largo de este viernes, recibirá el alta hospitalaria mientras que el agresor permanece sedado y entubado, hospitalizado en el Hospital Álvaro Cunqueiro.

La víctima se recuperaba tras ser intervenida en el hospital para extraerle los restos de munición que tenía alojados en el cuello. Según Larriba, el calibre "muy bajo" del arma empleada por el agresor, de 22 milímetros, evitó que hubiese "consecuencias más graves".

Mientras, el agresor, que no tiene licencia de armas, será operado para extraer las dos balas que tiene alojadas en el cráneo.  Está sedado y custodiado por las fuerzas de seguridad, aunque por ahora no está formalmente detenido, al no estar en en condiciones de recibir la notificación.

José Antonio Prieto, según la  subdelegada del Gobierno en Pontevedra, tenía en vigor desde el pasado día 28 de agosto una orden de alejamiento de su excompañera, con la que había convivido "más de veinte años", parte de ellos residiendo en Ourense.

La víctima denunció el pasado verano malos tratos, lo que provocó que el presunto agresor regresara a una vivienda, situada en el número 38 de la avenida de Portugal de Ourense (este jueves permanecía cerrada), donde residía hasta el momento, aunque, según Maica Larriba, conservaba una llave de la casa de O Grove, que supuestamente utilizó el pasado miércoles para acceder al interior. La Guardia Civil investiga si José Antonio  Prieto se desplazó el mismo miércoles desde Ourense hasta O Grove o si, por contra, llevaba días en la localidad, siguiendo a su expareja, que en la actualidad trabaja en una escuela taller del Concello de O Grove.

La víctima quedó herida grave tras el tiroteo y tuvo que ser rescatada por la Guardia Civil y Policía Local a través de una ventana de la vivienda. El presunto agresor se atrincheró en una habitación en la que se autodisparó.

La agresión causó conmoción entre los vecinos de Verín, donde los padres de E.M.A.T. regentaron durante años una zapatería, situada en la avenida de Luis Espada. Es la cuarta de los hermanos, que trabajan todos en Instituciones Penitenciarias. La víctima se unió al presunto agresor hace varias décadas, durante las que regentaron un bar en la avenida de Marcelo Macías de la ciudad de As Burgas -en la actualidad está alquilado- y, con posterioridad, otro en la calle Ervedelo, en el barrio de O Couto.


Sustancias estupefacientes


Durante su actividad hostelera, el presunto agresor fuera detenido por la Policía Nacional al verse envuelto en un delito de tráfico de sustancias estupefacientes. La entonces pareja, tras abandonar la ciudad, se instaló en la villa pontevedresa, donde E.M.A., trabajó en la hostelería. Su familia se desplazó a Pontevedra para hacerse cargo de la hija que tiene en común.

El presunto agresor intentó reabrir un local hostelero, pero sus planes se vieron truncados tras ser denunciado por violencia machista. 


El agresor fue noticia por un ataque de velutina


José Antonio Prieto comparecía  a principios del pasado mes de agosto en los medios de comunicación después de que un familiar suyo de la tercera edad sufriera una picadura de avista velutina y tuviera que ser trasladada de urgencia al CHUO. Se quejaba de la tardanza en la retirada del nido de avispa de una casa. Su vecindario se mostraba conmocionado ante los hechos vividos en la casa de la villa pontevedresa y  condenaba el ataque hacia su excompañera sentimental.